Autocompasión


Autor: Jimena Mijares Fajardo

Fecha: Enero del 2018

Si bien muchos de nosotros instintivamente somos duros con nosotros mismos por no cumplir nuestras metas, existe una alternativa: la autocompasión. Es decir, tratarse con amabilidad cuando las cosas van mal, y aceptarse a uno mismo con cariño.

¿Qué es la autocompasión?

La autocompasión implica tres componentes centrales. En primer lugar, requiere auto complacerse, que seamos amables y comprensivos con nosotros mismos en lugar de ser duramente críticos. Segundo, requiere el reconocimiento de que somos seres humanos, sintiéndose conectados con los demás. En tercer lugar, requiere mindfulness: que tengamos nuestra conciencia de nuestras experiencias de forma equilibrada, sin ignorar nuestro dolor o exagerarlo. Debemos lograr y combinar estos tres elementos esenciales para ser verdaderamente autocompasivos.

Esto significa que, a diferencia de la autoestima, los buenos sentimientos de autocompasión no dependen de ser especial y estar por encima de la media, o de cumplir objetivos ideales. En cambio, vienen de preocuparse por nosotros mismos, frágiles e imperfectos pero magníficos como somos. En lugar de enfrentarse a otras personas en un juego de comparación interminable, aceptamos lo que compartimos con los demás. Los sentimientos de autocompasión no desaparecen cuando nos equivocamos o las cosas van mal. De hecho, los pasos de la autocompasión funciona siempre que fallamos o nos sentimos inadecuados.

La autocompasión y la autoestima tienden a ir juntas. Si eres compasivo por ti mismo, tenderás a tener una autoestima más alta que si eres infinitamente autocrítico. Y, como la autoestima alta, la autocompasión se asocia significativamente con menos ansiedad y depresión, así como con más felicidad, optimismo y emociones positivas. Sin embargo, la autocompasión ofrece claras ventajas sobre la autoestima cuando las cosas van mal o cuando nuestros egos se ven amenazados.

En un estudio elaborado por Kristin Neff se encontró que la autocompasión juega un papel importante para amortiguar la ansiedad. Las personas con autocompasión tienen menos probabilidades de sentirse humillados o incompetentes, o de tomarse las cosas demasiado personal. En su lugar, toman las cosas con calma, teniendo pensamientos como "Todo el mundo se equivoca de vez en cuando" o "A la larga, esto en realidad no importa".

También se encontró que las personas con autocompasión son más capaces de aceptar quiénes son, independientemente del grado de elogio o crítica que reciban de los demás. Sentirse bien con uno mismo es independiente de factores externos como la aprobación social, el éxito en las competiciones o sentirse atractivo. La autocompasión se asocia con una menor comparación social y una menor necesidad de reaccionar de forma negativa a la crítica.

También se relacionó con una menor "necesidad de cierre cognitivo", que es un discurso psicológico de la necesidad de tener razón sin cuestionarse. Las personas que quieren sentirse superiores e infalibles tienden a enojarse y ponerse a la defensiva cuando su estado se ven amenazadas. Sin embargo, las personas que aceptan compasivamente su imperfección ya no necesitan involucrarse en conductas tan poco saludables para proteger sus egos.

En conjunto, esta investigación sugiere que la autocompasión proporciona un lugar de calma dentro de uno mismo, un refugio de los tormentosos juicios de los demás y nuestros, de modo que finalmente podemos dejar de preguntar: "¿Soy tan bueno como ellos? ¿Soy lo suficientemente bueno? "Al aprovechar nuestras fuentes internas de bondad, reconociendo la naturaleza de nuestra imperfecta condición humana, podemos comenzar a sentirnos más seguros, aceptados y tranquilos.

Se necesita trabajo para romper los hábitos de autocrítica, pero en realidad, sólo tienes que permitir que la vida sea como es, y abras tu corazón para aceptarte tal y como eres. Es más fácil de lo que piensas, y podría cambiar tu vida.

También te puede interesar:

  1. 12 estrategias para reducir la tensión
  2. 6 Conductas para lograr la felicidad
  3. Consejos para lograr el bienestar emocional y la felicidad
  4. Mindfulness: ¿Cómo empezar?
  5. Ejercicios Mindfulness: Aceptación Radical del Pensamiento

Agenda una sesión


Bibliografía: Neff, K. (2011) Why Self-Compassion Trumps Self-Esteem



Las Emociones

¡Conoce cuáles emociones existen y cuál es su función!

6 conductas que promueven la felicidad

Para lograr la felicidad se necesita que trabajes en ti mismo todos los días, realizando acciones como estas. El bienestar no llega de la noche a la mañana, sino que se cultiva de forma constante.