Tres formas de superar el miedo al fracaso en el trabajo


Autor: Jimena Mijares Fajardo

Fecha: Abril del 2018

Cada situación que hayas sentido como un fracaso, en realidad fue una experiencia de aprendizaje, una parte de tu camino hacia adelante. Muestra que estás tomando riesgos, que pueden llevarte a un gran éxito.

Todo eso suena bien en teoría. ¿Pero cómo, exactamente, utilizamos el fracaso a nuestro favor cuando genera tanto malestar, especialmente en nuestro trabajo?

Cuando fallamos, nos preocupamos de una consecuencia negativa y nos sentimos avergonzados, por lo que tratamos de evitar el fracaso a toda costa. Pero no tiene por qué ser así. Para superar el miedo al fracaso, estos tres pasos te pueden ayudar: 

1. Encuentra los beneficios de fallas pasadas

Todas las experiencias negativas tienen beneficios, incluso si son difíciles de ver o apreciar en el momento. Si ejercitas centrar tu atención en estos beneficios con equivocaciones pasadas, serás más hábil en verlos la próxima vez.
Para encontrar los beneficios, comienza por elegir una falla pasada y escribe tres cosas que aprendiste esa vez. Por ejemplo, si se te pasó una fecha límite importante, tal vez aprendiste que necesitas decir no, al recibir demasiados proyectos, o atenuar el perfeccionismo. 
Platica con tus compañeros del trabajo, tu familia o amigos sobre cómo se han beneficiado de errores que han cometido en el pasado. Por ejemplo, un antiguo jefe mío publicó una vez un error en un documento, y ahora él comprueba tres veces todo. Como lo señala Davis (2018) ver a los demás superar sus fallas puede ayudarte a disminuir el temor y mostrarte que si se pueden encontrar los beneficios de equivocarse.

Muchos expertos en negocios te dirán que debes reflexionar sobre tus fallas inmediatamente después de experimentarlas, como una forma de extraer el máximo aprendizaje de la experiencia. Ten en cuenta que si todavía te sientes molesto por la falla, será más difícil encontrar soluciones efectivas, por lo que podría ser mejor esperar hasta que el malestar emocional haya disminuido. 

2. Cuando sea probable que te equivoques en algo, tómalo como un desafío

Realizar tareas importantes, tareas en las que puedes fallar fácilmente, es estresante. Pero cómo eliges manejar este estrés depende de ti.
Si piensas en la situación como una amenaza, como muchos de nosotros lo hacemos, tu cuerpo se preparará para la batalla, y te sentirás alterado y cansado. Por otro lado, si eliges ver esta situación como un reto que puedes lograr, y que eres capaz de manejarlo, tu cuerpo se sentirá calmado, lo que de hecho te hará menos propenso a fallar.

Para ver las situaciones como un reto, reflexiona sobre todos los retos pasados que has logrado. Digamos que te preocupa una reunión con tu jefe. Tómate un momento para recordar las reuniones pasadas. ¿Tuviste éxito? ¿Qué hiciste exactamente para lograrlo? Cuando recuerdas que has tenido éxito antes, la tarea que tienes ahora no parece tan difícil.
Visualiza el éxito. Al imaginarte a ti mismo lográndolo, te sentirás más optimista, lo cual puede mejorar tu rendimiento. 

3. Trátate con amabilidad 


Es muy común que las personas sientan estrés por las dificultades de su trabajo. Hay veces que puedes llegar a ser realmente duro contigo mismo. Sin embargo, puedes elegir ser amable consigo mismo, y disminuir la culpa, la vergüenza o el remordimiento.
Una forma de ser amable contigo mismo es con tu propio cuidado. Por ejemplo, te beneficiarás al buscar a un amigo para hablar con alguien que sabes que será comprensivo. O tal vez prefieras una actividad que alivie el estrés, como el ejercicio, para ayudarte a sobrellevar emociones negativas intensas. O puedes probar Distraer la mente o realizar actividades de Regulación Emocional

También es importante practicar la Autocompasión: cuando cometes errores. Recuerda, todos fallan y no hay necesidad de sentirte culpable o inferior. Trata de hablar contigo mismo de una manera que sea comprensiva, amable y afectuosa.

Con estos consejos en mente, puede vencer más fácilmente su miedo al fracaso en el trabajo y en la vida. En mi vida, pasé de ser un cajero haciendo un salario mínimo, a obtener un Ph.D. de Berkeley, a tener una pequeña empresa. Todavía fallo en algo casi todos los días, pero como estoy dispuesto a intentarlo, también lo logro a veces también.


También te puede interesar:

  1. Autocompasión: descubre los beneficios de ser amable contigo mismo.
  2. Asertividad: confía en ti mismo para resolver problemas 
  3. Inteligencia Emocional: regula tu estado de ánimo.
  4. Habilidades Básicas para la Tolerancia del estrés: disminuye el estrés en tu vida
  5. Regulación Emocional: con estas técnicas puedes mejorar tu estado de ánimo.


Referencias: 

Davis, T. (2018). Tres formas de superar el miedo al fracaso en el trabajo. Greater good magazine. Obtenido de: https://greatergood.berkeley.edu/article/item/three_ways_to_overcome_fear_of_failure_at_work#thank-influence





Autoestima infantil

La autoestima consiste en el nivel de agrado que una persona tiene de sí misma; ésta no es algo con lo que se nazca, sino que es desarrollada a partir de nuestras vivencias y de las experiencias que tengamos con otros. A continuación se explica cómo fomentar una buena autoestima en tus hijos.