Distraer la mente


“Cuida de ti mismo”

Autor: Jimena Mijares Fajardo

Fecha: Mayo del 2017

A veces tenemos sentimientos de enojo o tristeza, o la mente nos da vueltas con pensamientos que nos generan malestar. Otras, hacemos cosas llevados por el impulso, guiados por las emociones, y después nos arrepentirnos de las consecuencias. Por ejemplo, tener dificultad con el control de la ira y decir cosas hirientes. Para evitar esto, es útil distraer a la mente antes de actuar. Estas son algunas recomendaciones para la regulación emocional:

Si estás enojado:

  1. Golpea un saco o una pera de box.
  2. Camina descalzo por el jardín.
  3. Date un baño con agua fría.
  4. Limpia.
  5. Nada, anda en bicicleta, corre o practica un deporte.
  6. Haz técnicas de relajación.
  7. Medita.
  8. Yoga.
  9. Respira profundo.

Si estás triste:

  1. Date un baño relajante.
  2. Realiza actividades que disfrutes: tejer, leer, jardinería, bailar, dibujar, etc.
  3. Hazte un masaje.
  4. Relaciónate con animales cariñosos (juega con tu perro).
  5. Enciende un incienso.
  6. Escucha música relajante.
  7. Cocina.
  8. Visita a un amigo.
  9. Aprende algo nuevo (idioma, deporte, actividad).
  10. Regala o tira cosas de casa que ya no necesitas.

Algunas veces el origen del enojo o de la tristeza que tienes, puede ser algo importante para platicar con un Psicólogo en Puebla.


Agenda: 22.27.66.46.94




Economía de caricias

En la vida el ser humano para sobrevivir requiere no sólo que se satisfagan sus necesidades fisiológicas, sino también que se le provea de cariño y afecto para que éste pueda tener un desarrollo óptimo. Descubre por qué es importante tener estos componentes en nuestra vida y dárselos a los hijos.

Distraer la mente

Algunas veces hacemos cosas sin pensar las consecuencias. Es muy útil distraer a la mente para que las emociones se calmen y poder actuar con calma.

El niño que no quiere comer

El que coma nuestro hijo pareciera que es un hecho que está dado, pero no es así. Muchos niños son inapetentes, otros son caprichosos en lo que se comen, otros presentan dificultades digestivas, por lo que la hora de comer se convierte en “la hora del tormento”. Aquí ofrecemos algunos consejos acerca de lo que SI se debe hacer y lo que NO se debe hacer. ¡Esperamos que te sean útiles!