¿Cuándo ir al psicólogo?


Integramente es un grupo de psicólogos en Puebla, dedicados a ayudar a las personas para poder resolver conflictos que les impiden vivir su vida al máximo, y es por eso que en el post de hoy te vamos a explicar en qué momentos es aconsejable acudir a uno.

Hay ciertas fases en nuestra vida donde nos enfrentamos a situaciones que no sabemos cómo resolver o donde no somos capaces de entender o controlar nuestras emociones.

En ciertas ocasiones, nuestra familia, amigos o gente cercana, nos sugiere visitar a un psicólogo, pero por lo general es una opinión que no se toma en cuenta. Este comportamiento se debe, en gran medida, al hecho de que la sociedad considera que este es un lugar “sólo para locos” y es por eso que dar el primer paso (agendar una cita para hacer terapia) suele ser el más complicado, ya que se siente miedo o vergüenza por lo que las personas puedan decir.

Aunque la mayoría de los mitos que giran en torno de los psicólogos y sus pacientes se han logrado desmentir, la gente lo sigue relacionando con “locura”, pero los profesionales le atribuyen el miedo a la terapia al hecho de mostrarnos como en realidad somos o lo que en verdad sentimos.

Lo cierto es que no hay una serie de reglas que se tengan que seguir para asistir a los psicólogos en Puebla, porque cada persona es distinta, y lo que motiva a uno, puede no aplicar en los demás, y tampoco es obligatorio hacerlo (como ir con el médico). Una de las principales razones por las que la gente va a terapia, es porque no se siente cómoda consigo misma, tanto emocional, como físicamente.

La buena autoestima es una parte fundamental para poder vivir una vida plena, ya que nos permitirá aceptarnos tal y como somos, con todas nuestras virtudes y defectos, enfocarnos en los pensamientos positivos y poder querer a los demás (ya que primero nos debemos querer a nosotros mismos), así como aceptar nuestros errores, tomar responsabilidad y aprender de ellos.

Como cualquier ser humano, es normal que haya días en los que no queremos hacer absolutamente nada, o donde nos sintamos cansados, estresados o hasta un poco deprimidos; es común que ocurra y no es un comportamiento que necesite la atención de un psicólogo.

Cuando estos días se presenten en nuestra vida, lo que necesitas es hacer una pausa para superar lo que te preocupa, respirar profundamente y seguir adelante.

En cambio, si esta conducta se convierte en algo habitual, lo más recomendable es que busques la asistencia de un profesional.

Visitar a los psicólogos en Puebla es de gran ayuda cuando te cuesta salir de tu casa; cuando te sientes triste sin saber por qué; cuando vives en un estado apático; cuando no entiendes el porqué de las cosas que te ocurren; cuando ni siquiera tienes ganas de levantarte de la cama; cuando no quieres bañarte o comer, etc.

Cuando enfrentas una situación en la que la depresión y los miedos se encuentran presentes en cada momento; cuando no puedes disfrutar de las cosas más simples de la vida, como una plática con tus amigos o una salida familiar; cuando te aterroriza hablar en público; cuando le tienes un miedo irracional a la muerte o a que algo malo te acurra; cuando te aterra acercarte a un animal o estar en un lugar cerrado.

También es una gran opción para aquellas personas que siempre quieren tener todo bajo control; cuando tienes una gran obsesión que te impide realizar tus actividades diarias; cuando no puedes soportar que las cosas no salgan como las habías planeado; cuando pases gran parte de tu tiempo ordenando o limpiando el mismo sitio; si vives con el miedo de contagiarte alguna enfermedad por el simple hecho de tocar una superficie que no esté perfectamente limpia; si tienes conductas poco comunes y repetitivas (como comprobar varias veces si cerraste la puerta).

Las razones para acudir a los psicólogos en Puebla no acaban ahí, también debes contemplar esta opción si no puedes dejar de llorar, o lo haces en todo momento, situación o por cualquier comentario; cuando te cuesta mucho trabajo poder concentrarte o dormir; cuando solo ves los aspectos negativos de la vida; cuando tienes una dificultad para expresar cómo te sientes; cuando no sabes decir que “no”; cuando tienes una falta de deseo sexual o cuando sientes una culpa irracional por algunos pensamientos, acciones o actitudes.

Así mismo, cuando nos has podido superar la pérdida de un ser querido; cuando estás pasando por un divorcio; si en tu relación hubo algún caso de infidelidad o violencia. Platicar con un psicólogo te hará ver las cosas desde una perspectiva más objetiva que te permitirá sacar lo mejor de cada situación y seguir adelante, sin ningún remordimiento o rencor.

Finalmente, si en tu niñez sufriste algún trauma, como abuso, maltrato, o violencia, vale la pena que vayas al psicólogo, ya que estos acontecimientos pueden dejar secuelas que afecten tu vida.

En nuestro Blog podrás encontrar artículos que hablan acerca de varios síntomas y cómo puedes tratarlos, y si te identificas con alguna de estas conductas o comportamientos, ¡acércate a nosotros!


Agenda: 22.27.66.46.94


¡Visítanos!