Tips para tener un sueño profundo y reparador


Autor: Jimena Mijares Fajardo

Fecha: Mayo del 2018

Cuando dormimos, se alcanzan diferentes etapas del sueño durante la noche, algunas son más profundas que otras. La higiene del sueño consiste en una serie de recomendaciones sobre hábitos que mejoran las etapas profundas del sueño, logrando que el cerebro las aproveche al máximo. Algunas de éstas son:
  1. 1. No consumir productos con cafeína al menos 4 horas antes de acostarte (café, té, refresco, chocolate).
  2. 2. Si fumas, no lo hagas al menos 1 hora antes de acostarte, la nicotina afecta la calidad del sueño.
  3. 3. Evita el alcohol.
  4. 4. La digestión de comidas abundantes antes de dormir, dificulta un sueño reparador, te sugerimos una cena ligera. Tampoco es sano dormirse con hambre. 
  5. 5. Evitar practicar ejercicio intenso en las 2 horas previas a irse a la cama.
  6. 6. Mantén tu cuarto tranquilo y ordenado, intentando que la cama sea lo más cómoda posible.
  7. 7. Las altas o bajas temperaturas no ayudan a que duermas mejor. Así que procura tener un ventilador o calefacción, según sea tu caso. 
  8. 8. En la medida de lo posible, disminuye los ruidos y luces durante toda la noche (apaga la TV, celular, o intenta probar con un antifaz para dormir y tapones para los oídos).
  9. 9. Evitar utilizar la cama para otras tareas que no sean dormir, así tu cerebro asociará la cama con descanso
  10. 10. Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días. 
Si a pesar de seguir estos consejos no consigues conciliar el sueño, también puede ser útil practicar yoga o técnicas de relajación. Es posible que tus preocupaciones sean las que no te dejan dormir, en tal caso, acude con un especialista. 

Agenda: 22.27.66.46.94


¡Asegúrate de que toda tu familia tenga un sueño reparador! Sigue leyendo:

Insomnio en los niños 

Pesadillas en los niños 

¿Mi hijo duerme bien?


Referencias: García López, S., & Navarro Bravo, B. (2017). Higiene del sueño en estudiantes universitarios: conocimientos y hábitos. Revisión de la bibliografía. Revista Clínica de Medicina de Familia, 10 (3), 170-178.