¿Mi hijo duerme bien?


Los niños que practican deporte extraescolar entre 2 y 5 horas a la semana y duermen entre 9 y 10 horas, sacan mejores calificaciones en la escuela. (Cladellas, R. Clariana, M. 2015).

Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Agosto del 2017

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico.

Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca de la higiene del sueño, para lograr desarrollar buenos hábitos de sueño desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir, es tan importante como tener una buena alimentación.

¿Cuántas horas debe dormir mi hijo?

Las necesidades de sueño varían de niño a niño, de acuerdo a sus propias características, sus circunstancias de vida, su edad, etc. No obstante, se tienen parámetros aproximados de horas de sueño según la edad.

  1. A los 6 meses el bebé puede dormir por la noche hasta 5 horas seguidas.
  2. Antes de los 2 años un bebé duerme de 16 a 18 horas al día.
  3. A los 2 años duerme en promedio 13 horas al día.
  4. De los 3 a los 5 años duerme en promedio de 10 a 12 horas al día.
  5. A los 5 años duerme en promedio 11 horas al día.
  6. De los 6 a los 10 años duerme en promedio 10 horas al día.
  7. Los adolescentes duermen en promedio de 8 a 10 horas (acostumbran acostarse y despertarse más tarde de lo usual).

¿Son normales las siestas?

  1. Hasta el año y medio se espera una siesta por la mañana y otra por la tarde.
  2. Hasta los 3 y 4 años, se espera una siesta durante el día (mañana o tarde).

¿Es normal que mi hijo se despierte de noche?

  1. Desde 1 año hasta los 3 años los despertares se manifiestan de un 20% a un 40%.
  2. A los 3 años los despertares se manifiestan en un 15%.
  3. A los 5 años los despertares se manifiestan en un 2%.
  4. De los 11 a los 13 años los despertares se aminoran significativamente en relación a la infancia.

Si deseas conocer más sobre los hábitos sanos de sueño de tu hijo, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Child Lauren (2005). No tengo sueño y no quiero irme a la cama. Ediciones Serrer, Barcelona, España. Cladellas, R. Clariana, M, Gotzens, C. (2015). Patrones de descanso, actividades físico-deportivas extraescolares y rendimiento académico en niños y niñas de primaria. Revista de Psicología del Deporte. Vol. 24, Núm. 1, Barcelona, España.



Personas Perfeccionistas

¿Conoces a alguien o te identificas con estas características: efectivo en su trabajo, ordenado y queriendo tener todo bajo control? ¡Lee más sobre esto aquí!