No dejes que el estrés afecte tu relación de pareja


Autor: Jimena Mijares Fajardo

Fecha: Enero del 2018

Ha sido un día agitado en la oficina, nuevamente. Sin que lo sepa, su esposa también tuvo problemas para lidiar con clientes descontentos y responsabilidades adicionales. Esta es la prueba: cuando entre por la puerta, ¿podrá ofrecerle el oído atento y el abrazo reconfortante que ella necesita?

Resulta que la respuesta puede depender de cómo ella comunica su estrés y cómo lo hacen sentir sus palabras. Un nuevo estudio de Suiza descubrió que los hombres estresados tienen problemas para apoyar a su pareja estresada cuando ella está más emocional, tal vez porque se sienten abrumados por todos los sentimientos negativos.

Cuando una pareja tiene problemas, el estrés laboral de los dos, puede afectar de forma importante a la relación, dice el autor del estudio Thomas Bradbury, citando problemas como el desempleo, crianza de los hijos y ambas partes trabajan fuera del hogar.

La buena noticia es que la escucha activa puede ayudar a la pareja a aprender a validar los sentimientos negativos del otro, al mostrar que los escuchan y los comprenden. Pero aquellos que aún se sienten abrumados pueden tomar el consejo del investigador John Gottman: Hágale saber a su pareja que necesita tiempo para calmar sus propios sentimientos y vuelva a la conversación más adelante.

También te puede interesar:

  1. Evita estos 4 comportamientos en tu relación
  2. Tips para mejorar tu relación de pareja
  3. ¿Hay violencia en tu relación de pareja?
  4. Cómo educar a mi hijo: Acuerdos con mi pareja
  5. Las formas del amor

Agenda una sesión


Bibliografía: Newman, K. (2016) Don’t Let Stress Hurt Your Relationship



¿Mi hijo duerme bien?

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico. Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca de la higiene del sueño, para lograr desarrollar buenos hábitos de sueño desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir, es tan importante como tener una buena alimentación.