¿Hay violencia en tu relación de pareja?


El 41.4% de las mujeres de 15 a 24 años de edad reportaron sufrir violencia en el noviazgo, de las cuales, el 17.1% fue víctima de maltrato físico (Encuesta realizada por el Instituto Mexicano de la Juventud, 2016).

Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Febrero del 2017

La violencia en las relaciones de pareja se ha convertido en un problema social muy serio. Muchas parejas no se percatan que están sufriendo violencia debido a que cuando se está enamorado las personas pierden la objetividad, idealizan a la pareja y confunden las conductas violentas con demostraciones de amor. Por ejemplo, pensar “me cela porque me quiere”.

¿Cómo saber si hay violencia en tu relación?:

  1. No puedes ser espontáneo(a) para comentar o hacer alguna cosa.
  2. Tienes que cuidar lo que dices y tus comportamientos porque te da miedo que en cualquier instante se enoje y se torne agresivo(a).
  3. Tu pareja constantemente se tensa, la tensión crece y se acumula tanto que reprocha e insulta.
  4. Agresión física. Por ejemplo, golpes o sometimiento.
  5. Agresión emocional. Por ejemplo, insultos.
  6. Humillación.
  7. Control excesivo. Por ejemplo, como humillarte, no permitir que uses tal o cual ropa, controlar tus horarios, los lugares y amistades que frecuentas.
  8. Te hace sentir culpable o responsable por lo malo que le sucede.
  9. Solamente reconoce tus defectos.
  10. Te acusa de infidelidad.
  11. Te ha tratado con crueldad.
  12. Critica las tradiciones y costumbres de tu familia.
  13. Muestra celos continuamente.
  14. Te ha presionado u obligado a tener relaciones sexuales, o tenerlas sin protección.
  15. Te ha dado una bofetada, un empujón o un golpe alguna vez.
  16. Cuando se enfada mucho contigo, piensas que puede llegar a pegarte.
  17. Tienes miedo cuando discuten.
  18. Has pensado en terminar la relación.
  19. Piensas que nunca serás feliz en esa relación, pero temes su reacción.
  20. Busca reconciliarse, dice que se arrepiente, promete que cambiará, te regala muchos obsequios y se vuelve muy complaciente.

La violencia en la relación de pareja es un ciclo que se repite. Primero hay tensión, después explota, después se arrepiente y promete cambiar, y el ciclo comienza de nuevo. Es importante saber que los comportamientos violentos no suelen terminarse.

Considera terminar con la relación. Vale más sufrir un tiempo por una ruptura de pareja, que sufrir por agresiones (psicológica y/o física) por mucho tiempo. Si decides continuar en la relación, acude a ayuda profesional, pues la conducta violenta no se quita sola, aunque la persona quiera, pues generalmente no sabe cómo parar.

En México solamente dos de cada 10 mujeres que vivieron violencia en su relación, se acercaron a una autoridad a pedir ayuda (IMJUVE/2016) ¡Sé una de ellas!

Si deseas conocer más sobre la violencia en el noviazgo o si para ti es difícil tomar la decisión de romper o seguir con la relación, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Instituto Mexicano de la Juventud, IMJUVE /2016-B09. Obtenido de: www.imjuventud.gob.mx



¿Cómo puedo estimular el pensamiento crítico de mi hijo?

El pensamiento crítico es una destreza que se puede fomentar. Los padres podemos en casa, seguir algunos consejos para poder lograrlo, creando un ambiente que los estimule, en el que se dé importancia a la observación, imaginación, creatividad, clasificación, comparación, pasar tiempo de afecto y comunicación con nuestros hijos.

Personas Perfeccionistas

¿Conoces a alguien o te identificas con estas características: efectivo en su trabajo, ordenado y queriendo tener todo bajo control? ¡Lee más sobre esto aquí!

¿Mi hijo es preadolescente? ¿Qué hacer?

De los 9 a los 12 años la personalidad del niño está más definida; su pensamiento está más organizado y busca explicaciones lógicas para entender el mundo que lo rodea, demuestra menos admiración a sus padres y más sentido crítico, llegando incluso a rebelarse; es más sensible a los sentimientos de otros. Entre más preparados estén los padres a estos cambios, se podrá atravesar esta etapa (de cuarto a sexto de primaria) con mejor comunicación, comprensión y cercanía afectiva.