Evita estos 4 comportamientos en tu relación


Autor: Jimena Mijares Fajardo

Fecha: Diciembre del 2017

Todas las parejas experimentan conflictos, pero la forma de resolverlos afecta la calidad y duración de la relación. En particular, John Gottman, un destacado investigador de parejas, y sus colegas identificaron cuatro comportamientos, que significan una condena para las parejas.

  1. Crítica: hacer juicios negativos sobre tu pareja en términos extremos y absolutos. Una señal de que puedes estar participando en esta forma dañina de crítica es si usas términos como "nunca" y siempre "-por ejemplo," ¡Nunca piensas en nadie más que en ti! "O" Siempre eres tan terco ". ! "

    Alternativa constructiva: cuando le expreses a tu pareja lo que te disgusta, céntrate en tus propios sentimientos y menciona conductas específicas en lugar de realizar ataques globales contra toda su personalidad ("Me siento descuidado cuando haces planes sin mí" en lugar de "¡Eres tan desconsiderado!" ).

  2. Desprecio: El desprecio implica faltarle el respeto a tu pareja, tratarlo con disgusto, menospreciarlo y ridiculizarlo. Puede implicar sarcasmo, burla, rodar los ojos o insultos. El desprecio puede crecer con el tiempo cuando una persona se centra en las cualidades que no le gustan en su pareja.

    Alternativa constructiva: en lugar de llevar la cuenta de todos los defectos de tu compañero, considera sus cualidades positivas y las cosas que más aprecias de él o ella. De hecho, puede ser útil escribir una lista de estas cualidades y revisarla cuando necesites un recordatorio.

  3. Estar a la defensiva: La actitud defensiva surge cuando te sientes criticado; implica dar excusas para evadir la responsabilidad, o incluso echar la culpa a tu pareja. Si dices "no hice nada malo" o culpas a tu pareja por algo, después de que él o ella haya presentado una queja en tu contra, puedes estar siendo muy defensivo. Incluso si tu compañero cometió algunos errores, eso no te libera de la responsabilidad de las cosas que podrías haber hecho de manera diferente también. El problema con la actitud defensiva es que comunicas a tu pareja que no estás realmente escuchándolo o tomando sus preocupaciones en serio.

    Alternativa constructiva: tómate el tiempo para escuchar a tu compañero y asumir la responsabilidad cuando te corresponda. Una disculpa simple y genuina puede ser muy útil.

  4. Poner una barrera entre los dos: poner un muro (metafórico) entre tú y tu pareja al retirarse, desconectarse y distanciarse física y emocionalmente de su pareja. Un ejemplo es la ley del hielo o dejar de contarle cosas importantes. Esta barrera puede hacer que uno se sienta abandonado y rechazado.

    Alternativa constructiva: si necesitas tiempo para respirar profundamente y poner orden a tus pensamientos, informa a tu compañero y luego regresa a la conversación cuando estés listo. De esta manera, tu compañero entenderá que te estás cuidando a ti mismo, no tratando de rechazarlo.

Identificar comportamientos destructivos es un primer paso importante para reducirlos y reemplazarlos por comportamientos más constructivos, que a su vez pueden mejorar la comunicación y aumentar la satisfacción. Este proceso requiere tiempo y práctica, y en algunos casos las parejas pueden beneficiarse de buscar el apoyo de un terapeuta de pareja.

También te puede interesar:

  1. Economía de Caricias
  2. Tips para mejorar tu relación de pareja
  3. Las formas del amor

Agenda: 22.27.66.46.94

Bibliografía: Gottman, J. (2017) Steer clear of these 4 toxic relationship behaviors https://ggia.berkeley.edu/practice/avoiding_the_four_horsemen_in_relationships#



La alfabetización emocional, fomenta la relación sana con tu pareja

La expresión “analfabetismo emocional” fue dada por el psicólogo estadounidense Claude Steiner para nombrar aquellos momentos en que a las personas les cuesta trabajo reconocer qué sienten y por qué lo sienten. Es más saludable entre menos momentos de analfabetismo emocional se tengan, por lo que hay que tratar de alfabetizar nuestras emociones y así tener una relación más saludable con nosotros mismos y con nuestra pareja.

El Yoga ¿Algo para mí?

Con frecuencia me ha tocado escuchar que la gente – al estar hablando del yoga – dice: “ … es que no es para mí; no va con mi carácter”. A veces es esta una manera amable de decir que dicha práctica no les interesa, sea por desconocimiento, sea por un prejuicio o – en efecto – por una experiencia vivida en algún intento previo.