La importancia de pasar tiempo con nuestros hijos. ¿Calidad o cantidad?


¿Qué será lo mejor? ¿Calidad o cantidad?

Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Julio del 2018

Actualmente vivimos en una sociedad en donde es muy común que ambos padres trabajan y llevan vidas estresadas a causa de los quehaceres diarios.

En los últimos años han surgido teorías en dónde se menciona que no es importante estar mucho tiempo con nuestros hijos ya que con 30 minutos de calidad que les dediquemos es suficiente.

Otros estudios, como el de la psicóloga María Elena López, citado por Gallo, C (2017), reportan que cuando los padres pasan poca cantidad de tiempo con sus hijos, estos se sienten solos, los extrañan y desean compartir más momentos junto a ellos.

Calidad y cantidad son importantes ya que una con otra van de la mano.

Un momento de calidad no se mide por la cantidad de tiempo en la que se esté con los hijos, sino por la conexión que logremos establecer con ellos, pasar momentos divertidos, conocer sus gustos o disgustos, platicar sobre sus preocupaciones (tiempo de calidad).

De acuerdo a Flores, A. (2014), se debe aprender que no importa el tiempo que pasemos con nuestros hijos, ya sean cinco minutos, una o 3 horas al día; lo que importa es la forma en la cual nosotros lo vemos, como tomamos ese pequeño tiempo y espacio en el que nosotros le demos un toque especial, haciéndolo un momento inolvidable tanto para ellos como para nosotros.

Como padres de familia tenemos el deber de dejar huella en cada paso que den. Por ello aquí te dejamos algunas sugerencias para que disfrutes al máximo el tiempo con tus hijos:

  1. 1. Que los hijos elijan la actividad: Es importante que por lo menos 2 veces al mes trates de cumplirles algún gusto en particular o preguntarles qué es lo que más les gusta hacer con nosotros, como ir al cine, jugar algo en especial, ver películas en casa, etc.

  2. 2.- Agéndalo: haz un apartado en tu agenda para  pasar tiempo de calidad en familia, ya que esto debe ser una prioridad en tu vida y como tal debes incluirlo en tu calendario. Recuerda tomar este tiempo como algo importante y no cambies tu “cita familiar” a menos que sea una emergencia.

  3. 3.- Aprovecha cada momento ya que no necesitas un día o una tarde completa para disfrutar a tu familia.

  4. 4.- Cena en familia: La Academia Americana de Pediatría publicó una investigación que revela que los hijos de familias que comparten tres o más comidas por semana tienen una dieta más saludable que los demás. Además, una investigación del Centro Nacional de Adicción y Abuso de Sustancias (CASA) de la Universidad de Columbia reveló que los jóvenes que cenan con sus familias cinco o más veces por semana son menos propensos a consumir tabaco, alcohol y marihuana. Comparte la comida y aprovecha la instancia para hablar con tus hijos sobre sus días, retos y aspiraciones. Si hoy no compartes tus comidas con ellos parte gradualmente y poco a poco aumenta las noches de comida familiares.

  5. 5.- Establece tradiciones familiares: Hacer el árbol de Navidad juntos, hacer un picnic en el primer día de la primavera, o disfrutar abrazos en la cama los sábados en la mañana, son algunas tradiciones familiares que a los niños le encantarán.

  6. 6.- Aprende e interésate por las cosas que le interesan a tus hijos:  te sugerimos que les hagas preguntas sobre lo que a ellos les gusta para iniciar y mantener la conversación. 

Si deseas conocer más sobre cómo crear un vínculo afectivo fuerte con tu hijo en calidad y cantidad de tiempo, contacta a nuestros psicólogos en Puebla en el Centro de Psicología Integramente.

Agenda una sesión


Referencias:

Cabreira, A. (2017). 10 consejos para aprovechar más tiempo con tu familia. About Español. 

Gallo, C. (2017). Tiempo con los hijos; Calidad u cantidad si importan. Periódico El tiempo. 

Infobae (2018). Calidad vs cantidad: el debate sobre el tiempo compartido con los hijos. 


¡Sigue leyendo!

La importancia de los primeros lazos afectivos 

¿Cómo lograr que tu hijo tenga seguridad en sí mismo?

Compartir las tareas del hogar



Mindfulness: ¿Cómo empezar?

Es común escuchar expresiones como “vivir el momento” y “estar aquí y ahora, desde la perspectiva de mindfulness podemos interpretarlas como ser plenamente conscientes de lo que está pasando. Sin embargo esto no es para nada fácil.