Regula tus emociones


Autor: Yolanda Fajardo Ponce 

Fecha: Mayo del 2018

Las emociones nos ayudan a recordar personas y situaciones, enfrentarnos a los eventos de la vida diaria, comunicarnos con los demás, buscar el placer y evitar el dolor, huir.

En la regulación emocional no se trata de evitar sentir, se trata de controlar cómo reaccionas a esas emociones. Las siguientes son nueve habilidades para lograrlo: 

1. Identificar tus emociones. Se necesita reconocerlas, para luego poder controlarlas, pues no podemos controlar lo que no identificamos.

2. Vencer las barreras de las emociones sanas. Las emociones, pensamientos y conductas están relacionados entre sí y se influyen mutuamente. Los obstáculos para tener emociones sanas son tener un pensamiento autocrítico y distorsionado; una conducta autodestructiva; una emoción arrolladora.

3. Aumentar tu fortaleza física, con ello se prepara al cuerpo para tolerar las emociones fuertes. Lo puedes lograr comiendo nutritiva y equilibradamente; evitando alcohol y drogas; realizando ejercicio físico; durmiendo las suficientes horas para despertarse fresco y descansado; si tienes dolor físico o alguna enfermedad, consultar al médico; realizar ejercicios de respiración y mindfulness para reducir el estrés cuando lo tengas.

4. Aumentar tu fortaleza cognitiva. Evita pensamientos que desencadenan un sufrimiento como: “soy un tonto; no puedo hacer nada bien; no le importo a nadie; las personas me hacen daño”, etc. Aumenta pensamientos de afrontamiento como “los errores son normales, nadie es perfecto; esto pasará; mis emociones son como olas que llegan y se van; está bien y se vale sentir miedo, tristeza, ansiedad…luego pasará”.

5. Aumentar tus emociones positivas. Trata de que diariamente tengas experiencias agradables, créalas, haz algo agradable para ti.

6. Sé consciente de tus emociones sin juzgar. De esta forma, no permitirás que tus emociones se vuelvan muy intensas, pues al juzgarlas lo que hacemos es hacerlas más dolorosas e intensas.

7. Exposición emocional. No evites tus emociones, enfréntalas, puedes llevar un diario de emociones y darte cuenta de si hay emociones crónicas y si en éstas utilizas acciones de bloqueo como ser distante, frío, crítico.

8. Haz lo opuesto a tus impulsos emocionales. Tus emociones son válidas, lo que puede ser problema es cómo actúas ante ellas, por ejemplo, herir con palabras dejándote llevar por tu enojo puede fracturar tus relaciones. Entonces, actúa con comportamientos opuestos, para reducir la emoción o hacer surgir otra emoción, por ejemplo, al estar enojado reconócelo, distráete, habla con voz suave y relaja tu cara y cuerpo.

9. Solución de problemas. Ante un problema, escribe diferentes alternativas de pensamientos y conductas; escoge dos ideas que creas sean las mejores; saber cuándo y dónde las pondrás en práctica.

Si deseas conocer más sobre la regulación emocional, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


También te puede interesar:

Resiliencia

Habilidades básicas para la tolerancia al estrés

Aprende a escuchar mejor

Agenda: 22.27.66.46.94



El Yoga ¿Algo para mí?

Con frecuencia me ha tocado escuchar que la gente – al estar hablando del yoga – dice: “ … es que no es para mí; no va con mi carácter”. A veces es esta una manera amable de decir que dicha práctica no les interesa, sea por desconocimiento, sea por un prejuicio o – en efecto – por una experiencia vivida en algún intento previo.