¿Qué diferencias hay entre un psicólogo, psiquiatra, psicoterapeuta y psicoanalista?


Seguramente al buscar un psicólogo Puebla has escuchado estos 4 términos, pero a pesar de que están sumamente relacionados, no significan lo mismo.

La diferencia más notable que existe es el enfoque con el que tratan los fenómenos de la psicología, las metodologías y estudios que aplican, así como el tratamiento para los trastornos mentales.

En la entrada de hoy te explicaremos en qué se diferencian, tomando como eje central los estudios que cada uno realiza:

Psicologo-puebla-Integramente
  1. • Piscólogo: es una persona que tiene una licenciatura en psicología y aborda los problemas y padecimientos psicológicos desde el entendimiento del comportamiento humano. Como mencionamos en entradas anteriores, generalmente se pasa por el proceso de hacer una evaluación, un diagnóstico y por último una propuesta; suele darse mayor importancia a entender la conducta, los pensamientos y las afecciones, para ayudar al paciente a entender qué es lo que lo está causando para que así lo pueda resolver.

    Los psicólogos titulados tienen la facultad para brindar psicoterapia, efectúan pruebas psicométricas y proporcionan tratamientos para los desórdenes mentales y complicaciones psicológicas que se pueden encontrar cotidianamente en la vida. Una diferencia con el psiquiatra, es que el psicólogo no tiene la autorización de prescribir medicamentos como parte del tratamiento (aunque hay países donde si está permitido). Hay situaciones donde un psiquiatra y un psicólogo trabajan juntos, donde el primero de los mencionados facilita la receta médica, mientras que el segundo se encarga de llevar a cabo la psicoterapia.

  2. • Psiquiatra: se trata de la persona que cuenta con una formación en medicina y una especialidad en trastornos psiquiátricos. Por lo regular, su orientación es médica y pone más atención a los aspectos biológicos (aunque también toma en cuenta los antropológicos, socio-culturales y psicológicos) de los trastornos mentales. Los psiquiatras usan la prescripción de fármacos para mejorar los síntomas que incapacitan a sus pacientes, y en ocasiones, intervienen con terapias psicológicas.

    Algunos de los momentos en que un psiquiatra y un psicólogo llegan a trabajar juntos es, por ejemplo, cuando se está tratando a un paciente que presenta bipolaridad, depresión mayor, trastorno borderline, déficit de atención, entre otros.

  3. • Psicoterapeuta: se debe aclarar que quien posee este título cuenta con una especialidad en psicoterapia (comúnmente de una institución privada), pero no tiene obligatoriamente un estudio universitario. Por este motivo, a diferencia de los psicólogos y psiquiatras, no tiene las mismas regulaciones o protecciones por la ley. La psicoterapia hace referencia a trabajar en el descubrimiento de uno mismo para poder mejorar las relaciones intrapersonales y la calidad de vida. Hay que señalar, que tanto los psicólogos como los psiquiatras (que obtienen su nombre por la carrera universitaria que cursaron), también pueden ser llamados psicoterapeutas si se especializaron en psicoterapia.

    La psicoterapia involucra diversos enfoques y técnicas, tales como la terapia Gestalt, la programación neurolingüística (PNL), la hipnosis o el psicodrama (por mencionar algunas). Habitualmente estas técnicas requieren de una relación que implica más cooperación, a diferencia del enfoque psicológico. Frecuentemente se da una retroalimentación, se dan sugerencias y consejos para poder llegar a una solución.

  4. • Psicoanalista: la mayoría de ellos tiene estudios en psiquiatría, medicina, o en algunas ocasiones, de filosofía. Se trata de las personas que se especializaron en el psicoanálisis, que por lo regular se puede estudiar en instituciones privadas. En el caso de los psicoanalistas, antes de poder ejercer deben pasar por un análisis propio y profundo durante varios años.

    La práctica de un psicoanalista se enfoca en el análisis por medio de la palabra y los silencios para investigar el inconsciente. A diferencia de los demás, este plantea que nosotros no tenemos un control consciente o voluntario acerca del curso de nuestras vidas, es por ello que se centra en el inconsciente.

    Este tipo de tratamiento analiza cómo estos factores involuntarios afectan todas nuestras relaciones, emociones, nuestros patrones del pensamiento, y por ende, nuestro comportamiento.

Esperamos que este artículo te haya servido para entender un poco más cuáles son las diferencias entre estas 4 ramas de estudio para tener una idea de qué tratamiento es el mejor para tu caso.

Si estás buscando un psicólogo Puebla, ¡no dudes en contactarnos! En Integramente contamos con profesionales especializados en distintos enfoques y técnicas para solucionar todo tipo de trastornos. ¡Recuerda que en este mes tenemos 25% de descuento en tu primera consulta!


Agenda: 22.27.66.46.94


¡Visítanos!