¿Qué tipos de terapia existen?


Uno de los servicios que podrás encontrar en Integramente, es el de terapia psicológica Puebla, y el día de hoy, te vamos a explicar cuáles son los distintos tipos que existen dentro de la psicología.

Antes de entrar de lleno a la pregunta que vamos a responder, primero debemos borrar de nuestra mente el estereotipo referente a la palabra psicoterapia, donde la mayoría de las personas que no están relacionadas con el tema, tienen la idea de ver a un paciente acostado en un sillón y a un hombre o mujer de edad avanzada que está haciendo anotaciones acerca de lo que le platican. Aunado a esto, también hay ciertas diferencias entre un psiquiatra, un psicoanalista y un psicólogo (pero no te preocupes, explicaremos este punto en entradas posteriores).

Retomando la idea principal de este artículo, las dudas comienzan a surgir, cuando, a pesar de estar listos para acudir a una terapia psicológica Puebla, nos encontramos con que hay diferentes clases de profesionales, como terapeuta sistémico, cognitivo-conductual o psicoanalítico, por mencionar algunos. La razón de la existencia de estas categorías es muy simple: el mundo de la psicología es tan grande, que hay diversas perspectivas prácticas y teóricas que enfocan los problemas de manera diferente.

Algunos de los tipos que podemos encontrar (y en los que nos centraremos en este post) son:

  1. • Terapia psicoanalítica: el origen de su modelo teórico fue propuesto por Sigmund Freud, quien es considerado como el padre del psicoanálisis. Su teoría trata de explicar el comportamiento del ser humano basado en los conflictos originados inconscientemente en la niñez. Está enfocada a encontrar, por medio del subconsciente, las razones por las que el paciente actúa y percibe las cosas de una u otra forma, sin hacerlo conscientemente. Después de asistir a algunas sesiones, el paciente podrá analizar qué le está causando el sufrimiento, entender el enfrentamiento desde hechos pasados, para que poco a poco, haya cambios positivos en su personalidad.

    Una de las ventajas que supone este tipo de terapia, es que el problema se trata directamente desde la “raíz”, por lo que se pueden lograr cambios más duraderos y profundos, aunque también deberá tomarse por un periodo más largo para obtener mejores resultados, lo que puede significar una mayor inversión.

  2. • Terapia cognitivo conductual: en este tipo de terapia, los pensamientos son tratados como una hipótesis que se debe verificar. O sea, que las conductas y pensamientos actuales (a diferencia de la anterior, esta no busca en el pasado) son analizados, y después, se realiza un historial clínico para valorar los resultados. Haciéndolo de esta forma, el terapeuta, elaborará alternativas que el paciente pondrá a prueba en circunstancias reales. Hay que tener en cuenta, que, al aplicar esta metodología, la relación que hay entre los dos (terapeuta y paciente), debe ser didáctica y con mucha colaboración, ya que, mediante ella, los pensamientos y comportamientos negativos se transformarán en positivos.

    A pesar de que en la mayoría de las ocasiones esta terapia no analiza ciertos aspectos subjetivos de la mente, y los sentimientos no pueden ser removidos completamente del conflicto, la participación y relación activa que se ejerce, fomenta la independencia, lo que representa una gran ventaja, además de que se puede aplicar a casi todos los trastornos.

  3. • Terapia humanista: su objetivo principal es conseguir que el paciente esté consciente de las emociones que experimenta, para poder sentir plenamente el momento en el que se encuentra. Por esta misma razón, el rasgo que la caracteriza es su base vivencial tan profunda.

    Esta terapia se suele utilizar para solucionar problemas específicos, como una adicción, intolerancia o abuso a la comida, estrés, depresión, traumas, frustración, ansiedad, espiritualidad o autoestima.

    Desde esta perspectiva, el paciente juega el rol principal y quien está en una búsqueda existencial, por lo que tiene que superar varias etapas en las que se pregunta el porqué de lo que le está ocurriendo, el significado que le atribuye a lo que vive y qué podría hacer para mejorar. Por otra parte, el terapeuta tiene un papel secundario, lo que permite que el “protagonista” encuentre las respuestas por sí mismo.

  4. • Terapia sistémica: está orientada a analizar la manera en la que la persona aprendió a relacionarse con su entorno, con las personas, las situaciones que vivió en la infancia y todos los demás componentes que surgen de ellas. Haciéndolo de esta manera, se pueden evaluar los patrones de comportamiento las formas de pensar con los que el paciente se relaciona.

    Está estructurada para darle solución a problemas de interacciones, intrapersonales, familias o en el comportamiento de niños y adolescentes. Cabe mencionar que su enfoque es mucho más práctico que analítico, por lo que no es tan importante identificar quién tiene el problema, sino los patrones disfuncionales que hay en la conducta de un grupo de personas para encontrar un equilibrio.

Estos son sólo algunos de los tipos de terapia que existen (no son todos) y para que puedas leer acerca de los no mencionamos en esta ocasión, consulta nuestro Blog y síguenos en Facebook, y si deseas tener una terapia psicológica Puebla, ¡llámanos o déjanos un mensaje!


Agenda: 22.27.66.46.94


¡Visítanos!