Superando la pandemia siendo mamá o convirtiéndose en una.


"La sensación de que mi mundo había cambiado por completo" Mariah Flynn

Autor: Mariel Mitre

Fecha: Junio del 2021

No es sorprendente ver que las personas embarazadas y los nuevos padres parecen estar experimentando más depresión y ansiedad, sobre todo cuando la pandemia comenzó a extenderse a principios de 2020 debido a que la atención médica prenatal a menudo se redujo o se convirtió en visitas en línea; y cuando estaban en trabajo de parto, a las personas se les negaba el acceso a una persona de apoyo. En el período posparto inicial, especialmente cuando las pacientes dieron positivo en COVID, los hospitales implementaron políticas que separaban a los padres de los bebés, esto desalentó el contacto piel con piel y limitó la lactancia materna.

Después de los nacimientos que sucedieron durante la pandemia, los nuevos padres se aislaron aún más de los amigos y la familia. 
Una revisión de múltiples estudios encontró que las personas que debían ponerse en cuarentena tenían una peor salud mental y con esto la anhedonia, que es una menor capacidad para disfrutar de actividades placenteras o situaciones sociales, también se hizo presente.

Se ha demostrado que el vínculo entre madre e hijo está más deteriorado que antes de la pandemia; afortunadamente existen pasos probados científicamente que los nuevos padres pueden tomar para mitigar el impacto de la pandemia en su relación con los niños.

1. Practique técnicas de crianza consciente.
La crianza consciente es la práctica de prestar atención consciente y sin prejuicios a las situaciones de crianza, es escuchar al niño con total atención y compasión y también sus necesidades. Puede ser difícil para las madres adoptar un enfoque de crianza positivo y consciente cuando luchan con síntomas depresivos, ansiedad o estrés, que ahora sabemos que pueden aumentar durante tiempos de crisis (como una pandemia).

Surgen algunas razones para esto, por un lado, es posible que se hayan centrado más en sus propias emociones en torno a la pandemia, lo que los hace menos capaces de descentrar sus propios sentimientos.

2. Mantente físicamente activo.
Las participantes embarazadas hacían menos ejercicio físico que antes de la pandemia y el mantener un cierto nivel de actividad física podría ser una herramienta útil para las personas embarazadas o en posparto ya sea realizar caminatas al aire libre y clases de acondicionamiento físico en línea, incluso jardinería u otras tareas domésticas, como opciones de ejercicio.
"Obtener aire fresco y mover mi cuerpo era esencial para mi salud mental".

3. Busque apoyo donde pueda.
El apoyo social es clave para las personas embarazadas y los nuevos padres porque puede amortiguar los síntomas de la depresión posparto y proporcionar otros beneficios para la salud mental. Desafortunadamente, pocas de esas conexiones han estado disponibles para las personas que se convierten en padres durante la pandemia.
"Era maravilloso tener a alguien más con quien hablar durante el día".

Muchas personas embarazadas o nuevos padres encuentran conexión en grupos de apoyo con otras personas que atraviesan experiencias de vida similares porque les brindaron un espacio para hablar abiertamente y sin juzgar sobre las alegrías y desafíos del embarazo y la crianza de los hijos; las personas en grupos de apoyo como esos tenían una mejor salud mental. 

El contacto con los profesionales de la salud no tuvo los mismos beneficios, quizás sea más fácil para los compañeros sentir una conexión en torno a las experiencias compartidas y recibir apoyo y validación empáticos. Tener un compañero con quien conectarse en los primeros días de la nueva paternidad puede ser fundamental para sentirse apoyado.

4. Cultiva relaciones positivas con tu equipo.
Cuando un niño entra en escena, se forma una nueva relación entre los cuidadores que está separada de la relación como cónyuges o pareja: en la relación de co-paternidad hay una dinámica completamente nueva. Considerar estos aspectos de la vida familiar parece especialmente importante en la transición a la paternidad.

La crianza compartida de apoyo implica una buena comunicación, expresar gratitud el uno por el otro y ayudar al otro a encontrar tiempo para el cuidado personal y la restauración. Cuando los padres se sienten apoyados en su relación de co-paternidad, se sienten más seguros psicológicamente y pueden tener más éxito en adaptarse a las transiciones desafiantes de la vida, como convertirse en padres durante una época de pandemia, estrés económico, la división del trabajo (y el acceso al cuidado personal o “tiempo a solas”) redujo equitativamente la frustración. 


Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en este tema recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.



Agenda: 22.27.66.46.94


Texto traducido de: Flynn, M.(2021) Four Ways New Moms Can Get Through the Rest of the Pandemic. En: The Greater Good Science Center at the University of California, Berkeley.


Autocompasión

La investigadora Kristin Neff revela los beneficios de ser amable con uno mismo: menos ansiedad, menos conflictos y más tranquilidad.

¿Qué es la terapia cognitivo conductual?

Una de las principales terapias que se usa cuando vamos al psicólogo es la terapia cognitivo conductual (TCC) de Aaron Beck, que diseñó diferentes tipos de intervención para diferentes edades.