Sostener el amor en una relación


Autor: Psicóloga Patricia Avilez

Fecha: Junio del 2019

La unión más lograda es aquella pareja que se mueve entre la poesía acompasado entre el deseo y amor, entrelazando lo erótico dando lugar al amar con deseo, desear ser amado, cuando la admiración esta presente sin obturar la falla, el defecto, a sabiendas que existe, más lograda porque precisa desencuentros. En un movimiento de encuentro y desencuentro con un vaivén, con furor sin prisión, sin aniquilar, de perderse y recuperarse en el otro, justo en ese ir y venir es donde se constituye la vida amorosa, ni antes y después.

Proyectarse y recuperarse, la pareja es un espejo que me regresa algo, y como algo desconocido para uno, como para la pareja, entrando en un terreno árido y desconocido donde se mueve la relación. El amor, la ilusión sin caer en un exceso idealizado preserva la distancia y espacio donde no somo uno mismo, ni somos uno para el otro, pero si una compañía elegida:

“Si quieres, nos vamos por ahí a darnos besos a escondidas, o a correr de la mano gritando al mundo, cuánto nos queremos. Y si llueve nos abrazamos y dejamos que la lluvia nos diga que somos esa rareza perfecta que se parece tanto al amor” aquí podemos leer a la ilusión hablando, un amor menos tonto y la perfección como posibilidad sabiendo que no existirá, pero esta la apuesta.

La fractura aparece cuando se ama sin desear y se desea sin amar ambos extremos, tienen devoción idealizada, o denigración, desear sin petrificar, en el amor pasional se pretende ofrendar la vida, con discurso eres todo para mí, quién da todo, se queda sin nada, la nada tiene rostro de muerte, aniquilamiento, por un lado mientras que por otro quién da todo pide todo del otro, un costo acuesta de la relación misma.

En la relación se dona uno, en el mejor de los casos con las fallas, imperfecciones, rompiendo toda posibilidad de mismidad de fusión haciendo una eficaz circulación de espacio o vacío para la ilusión, pasando por la caída o desilusión, amor acompasado de odio, rencor, mismo que se gesta en la historia de las parejas.

La crisis surge cuando en la relación surge lo que tendría que mantenerse oculto, el velo cae, y ambos integrantes dejan ver sus fisuras, las cuáles estaban presentes, dejando al descubierto que no existe un recubrimiento total, algo se escapa, lo que le recuerda a cada uno una perdida estructural, recuerda que el abandono es factible la perdida sucede es posible, lo-cura de amor, una temible y temida separación.

Agenda una cita con un psicólogo o psicóloga en Puebla en el centro de psicoología Integramente, o si deseas terapia de pareja 

Agenda una sesión



Resiliencia

Las personas resilientes se adaptan a situaciones difíciles.