Rabietas y berrinches


Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Mayo del 2017

Las rabietas y berrinches regularmente comienzan entre el año y medio y los dos años y desaparecen casi siempre al terminar la edad preescolar, cuando el niño ha desarrollado su lenguaje expresivo y comprensivo.

Los niños que presentan eventos recurrentes de irritabilidad y accesos de cólera desmedidos de tres a más veces por semana durante un año o más, suelen ser diagnosticados como Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo (DSM-5).

  • Las rabietas y berrinches son parte del desarrollo en los niños para manifestar su desacuerdo.
  • Son un comportamiento que denota falta de regulación emocional y maduración cerebral (Greenberg y Snell,1997).
  • Por medio de ellos el niño manifiesta su enojo y frustración de una manera sana (Solter, 1992).
  • Son oportunidades de observar y practicar las habilidades de afrontamiento (Ashiabi, 2000).
  • Se dan porque al niño le es difícil predecir y comprender el mundo que lo rodea.
  • Se dan porque el niño menor a los 5, 6 años, se encuentra desarrollado la manera de expresarse.
  • Se dan porque el niño está aprendiendo el lenguaje y a relacionarse con los demás.
  • Es imposible escaparse de los berrinches.
  • Cuando el niño está en el berrinche no trate de calmarlo.
  • Hable con él, distráigalo, antes de que llegue al punto de “no retorno".
  • Evite que su hijo se sienta aislado, castigado o indefenso.
  • Conserve la calma.
No te pierdas: ¿Cómo actuar ante un berrinche?

Si deseas conocer más sobre las rabietas y berrinches y sobre estrategias para afrontarlos, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


Agenda: 22.27.66.46.94





La estimulación prenatal

La estimulación prenatal se comenzó a estudiar desde los años 60. Está comprobado que después de los primeros 17 días de la concepción, el feto comienza a crear sus primeras conexiones neuronales...

¿Mi hijo duerme bien?

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico. Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca de la higiene del sueño, para lograr desarrollar buenos hábitos de sueño desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir, es tan importante como tener una buena alimentación.

Ventajas de ir a terapia

El terapeuta buscará comprenderte, acompañarte y poner a tu disponibilidad sus conocimientos y herramientas para que poco a poco tú logres solucionar tus problemas.