¿Quién soy y a dónde voy?


Autor: Irina Reyes González

Fecha: Octubre del 2020

Distraídos por el correr de la vida, inmersos en todo aquello que parece relevante pero que no lo es, nos alejamos cada vez más de todo aquello que permite conectar con nosotros mismos. 

Hace tiempo reflexionaba sobre ¿cuáles serían dos de las preguntas que todo ser humano se debería hacer por lo menos una vez en la vida con la única invitación de hacerlo reflexionar? Esta fue mi conclusión...

¿Quién soy? 
Aunque parece una pregunta muy sencilla en realidad engloba una serie de elementos que en ocasiones no somos capaces de percibir. Conocerse a uno mismo es una tarea no sólo de hoy y mañana sino del resto de nuestra vida. Hay situaciones en la vida que nos invitan a conocer una parte de nosotros mismos hasta entonces desconocida, es por eso que conforme pasan los años sentimos que nos conocemos mejor. 

Aun así, hay momentos en los que nos cuesta responder a la pregunta ¿Quién soy? porque va de la mano de ¿A dónde quiero ir?. Todos los días tenemos la oportunidad de dedicarnos tiempo a conocernos, reflexionar sobre nuestra vida, aprendizajes logrados y metas a futuro. Saber quienes somos nos da mayor claridad para tomar decisiones de acuerdo a los valores que apreciamos. ¿Te gusta quién eres hoy? ¿Que estás dispuesto a hacer para cambiar?

¿A dónde voy? 
Muchos libros y artículos se han escrito sobre las personas exitosas. Y la única diferencia que yo observo entre las personas que alcanzan el "éxito" (lo que sea que para ellos signifique éxito) y las personas que "no lo alcanzan" es que lo han hecho a través del establecimiento consciente y constante de metas a corto y largo plazo, junto con pasos específicos para lograr lo que quieren, de esta forma van marcando un camino donde cada movimiento es planeado y que los acerca a conseguir su objetivo. Claro que también permiten aceptar lo no planeado y fluyen con el momento, porque por mucho esfuerzo que pongamos en las cosas a veces también hay que aceptar que no todo sale como lo esperado.

 Muchos talleres y grupos de autoayuda sugieren que realizar un plan de vida da mayor claridad para saber hacia dónde vamos. Si bien la vida es incierta y hay muchas cosas que no podemos controlar, nunca esta de más dedicar tiempo a pensar ¿a dónde queremos ir? y lo más importante... ¿cómo podemos llegar a donde queremos? ¿qué estamos dispuestos a hacer cada día para acercarnos a nuestra meta? Recordemos que todos los días podemos invertir tiempo en hacer algo que sabemos nos puede catapultar a alcanzar nuestros objetivos.

Por último, creo que estas dos preguntas nos acercan al amor y valor que nos damos a nosotros mismos. Muchas veces somos muy duros y exigentes con respecto a quienes somos, tanto que nos olvidamos de cuidarnos y consentirnos. Se nos olvida que al final del día la única persona segura con quien vamos a estar siempre va a ser con nosotros mismos. Hace poco tiempo escuchaba a alguien que decía: "Trátate como si fueras tu mejor amiga"... ¿le dirías a tu mejor amiga cosas que la hicieran sentir mal? ¿No, verdad? Entonces tampoco lo hagas contigo mismo. 

El amor propio muchas veces se confunde con ser egoísta y no pensar en los otros, pero recordemos que el bienestar surge del esfuerzo por equilibrar, considerando las necesidades de los otros pero también nuestras propias necesidades. Conocernos, aceptar nuestras fortalezas y debilidades, amarnos y respetarnos es todo un proceso digno de llevarse a cabo y que mejor que acompañado de alguien profesional.

Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en estas preguntas recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.

Agenda una sesión