¿Mi hijo tiene ansiedad: como ayudarlo? Trastornos más comunes de ansiedad en niños y adolescentes (Trastorno de ansiedad generalizada Parte 7)


La ansiedad es una emoción común que todos hemos tenido. Constituye uno de los mecanismos fundamentales de supervivencia y es una reacción ante situaciones de nuestro entorno que percibimos nuevas, inesperadas o de amenaza. Puede verse alterada y tener una respuesta no adaptativa, que causa sufrimiento y un deterioro en las diferentes áreas de funcionamiento del niño o adolescente como son la social, académica, familiar (negativa)

Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Septiembre del 2017

Este artículo es el séptimo de una serie de siete, en los que se tratarán los problemas más comunes de ansiedad en los niños y adolescentes.

En el presente hablaremos del Trastorno de ansiedad generalizada, qué es, características asociadas y cómo se trata.

La ansiedad es una emoción común que todos hemos tenido. Constituye uno de los mecanismos fundamentales de supervivencia y es una reacción ante situaciones de nuestro entorno que percibimos nuevas, inesperadas o de amenaza.

Puede verse alterada y tener una respuesta no adaptativa, que causa sufrimiento y un deterioro en las diferentes áreas de funcionamiento del niño o adolescente como son la social, académica, familiar (negativa).

¿Qué es?

Excesiva angustia y preocupación relacionada con situaciones cotidianas como por ejemplo rendimiento académico, aceptación social, discusiones familiares, cambios de casa, de escuela, salud. Los niños y/o adolescentes no se dan cuenta que la ansiedad que experimentan es desproporcionada a lo que la origina. Ocurre durante un mínimo de 6 meses, en la mayoría de los días.

Características asociadas:

  1. Intranquilidad; sensación de estar con los nervios de punta
  2. Fácilmente estar agotado
  3. Problemas para concentrarse
  4. Irritabilidad
  5. Tensión muscular
  6. Dificultades en el sueño (sueño no reparador, problemas para quedarse dormido o mantener el sueño, inquietud mientras se duerme)

¿Cómo se trata?

  1. Buscar ayuda profesional ( te recomendamos el Centro de Psicología Integramente)
  2. Usando algunas técnicas como: • Psicoeducación • Relajación • Entrenamiento para padres • Reestructuración cognitiva • Desarrollo de habilidades ante situaciones que provocan angustia

Si deseas conocer más sobre el insomnio en tu hijo, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.

Sigue leyendo:

  1. Mi hijo tiene ansiedad: ¿cómo ayudarlo? Trastornos más comunes de ansiedad en niños y adolescentes (Introducción Parte 1)
  2. Mi hijo tiene ansiedad: ¿cómo ayudarlo? Trastornos más comunes de ansiedad en niños y adolescentes (Ansiedad por separación Parte 2)
  3. Mi hijo tiene ansiedad ¿cómo ayudarlo? Trastornos más comunes de ansiedad en niños y adolescentes (Fobia Específica Parte 4)
  4. Mi hijo tiene ansiedad ¿cómo ayudarlo? Trastornos más comunes de ansiedad en niños y adolescentes (Fobia Social Parte 5)
  5. Mi hijo tiene ansiedad: ¿cómo ayudarlo? Trastornos más comunes de ansiedad en niños y adolescentes (Trastorno de pánico Parte 6)

Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5 (2014). American Psychiatric Publishing. U.S.A. Rapee, R., Schniering, C., Hudson, J. (2009). Anxiety disorders during childhood and adolescence:Origins and treatment. Annual Review of Clinical Psychology, 5:311-341.



Autoestima infantil

La autoestima consiste en el nivel de agrado que una persona tiene de sí misma; ésta no es algo con lo que se nazca, sino que es desarrollada a partir de nuestras vivencias y de las experiencias que tengamos con otros. A continuación se explica cómo fomentar una buena autoestima en tus hijos.

Disciplina asertiva

La disciplina es una misteriosa cara del amor; hoy en día este concepto ha sido devaluado y malinterpretado por la sociedad, se piensa que al implementar la disciplina en casa es como si volviéramos años atrás, cuando los padres eran autoritarios y rígidos, como si esto afectara a los niños gravemente al punto de causar traumas que saldrán a la luz en algún futuro; cuando por el contrario, una disciplina asertiva puede hacer que los niños tengan un mejor desarrollo en cualquier ámbito de su vida.