Los estereotipos generacionales


"La generación en la que nacimos es simplemente una parte importante de la historia, junto con la extraordinaria influencia de los ciclos de vida individuales y el impacto de los eventos históricos"

Autor: Mariel Mitre

Fecha: Noviembre del 2021

Todos hemos escuchado los estereotipos antes, Los Baby Boomers son "egoístas" o Los Millennials tienen "derechos y son vagos", entre otros. Si bien caracterizar generaciones es una práctica común, a menudo es contraproducente, dice Bobby Duffy, director del Instituto de Políticas del King´s College de Londres y autor de un nuevo libro, "El mito de la generación: por qué cuando naces importa menos de lo que piensas" Él sostiene que la asignación de rasgos particulares a grupos de personas pasa por alto la importancia de los factores externos que afectan sus actitudes y acciones. Además, nos lleva por un camino infructuoso de enfrentar a una generación con otra, creando división.

Cómo nos equivocamos con los estereotipos generacionales.
Muchos de nosotros somos víctimas del estereotipo de que las generaciones más jóvenes son las más preocupadas por ejemplo, por el cambio climático y lideran la lucha contra el calentamiento global; pero cuando Duffy analiza la opinión pública, descubre que la preocupación por el cambio climático ha aumentado entre todas las generaciones, con muy poca diferencia entre ellas.

Las generaciones mayores a menudo ignoran cuánto ha cambiado el mundo desde que eran adultos jóvenes, sin reconocer que las oportunidades que disfrutaban ya no existen.

Si bien es cierto que el uso de las redes sociales es mayor en las generaciones más jóvenes que en las generaciones pasadas, y eso podría estar relacionado con problemas en los jóvenes, incluido el deterioro de la salud mental, la evidencia de eso es inconsistente.

Reconocer efectos generacionales reales, no estereotipos.
Aunque los estereotipos son incorrectos, Duffy encuentra diferencias generacionales reales en actitudes y comportamientos que podrían ser instructivos. Por ejemplo, las generaciones mayores asisten a los servicios religiosos con más regularidad que las generaciones más jóvenes, y cada generación asiste con menos frecuencia que la anterior.

Saber que existen estas tendencias generacionales podría ayudarnos a comprender cómo abordar los problemas que afectan a las generaciones de manera diferente, tal vez adaptando los apoyos a sus desafíos particulares. Siguiendo el ejemplo anterior tal vez las comunidades necesiten proporcionar otros espacios para que los jóvenes se conecten con otros en torno a un sentido de propósito y significado compartido como antes lo hacían en espacios religiosos otras generaciones.

Los estereotipos abundan cuando no tenemos contacto directo entre diferentes grupos de personas, en Estados Unidos se considera ser una de las sociedades que más segrega por edad a jóvenes y mayores quienes apenas interactúan y esto es problemático, ya que la conexión intergeneracional está ligada al bienestar y su opuesto alimenta los malentendidos.

En general, si queremos hacer del mundo un lugar mejor y ver a las generaciones futuras prósperas, debemos alejarnos de los estereotipos y dejar de enfrentar a las generaciones entre sí, lo que no sirve a nadie. En cambio, debemos encontrar más formas de estar juntos y conectarnos, compartiendo el trabajo necesario para hacer del mundo un lugar mejor para las generaciones actuales y futuras.


Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en este tema recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.


Agenda: 22.27.66.46.94

Texto traducido de: Suttie, J. (2021) Don’t Be So Quick to Stereotype Generations En: The Greater Good Science Center at the University of California, Berkeley



¿Mi hijo duerme bien?

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico. Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca de la higiene del sueño, para lograr desarrollar buenos hábitos de sueño desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir, es tan importante como tener una buena alimentación.