Los deportes y tu hijo


"Los niños que practican deporte extraescolar entre 2 y 5 horas a la semana y duermen entre 9 y 10 horas, sacan mejores calificaciones en la escuela." (Cladellas, R. Clariana, M. 2015).

Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Agosto del 2017

Las patologías originadas por el sedentarismo y los hábitos nutricionales incorrectos, como la obesidad, van en aumento. Actualmente, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil. Problema que está presente no sólo en la infancia y la adolescencia, sino también en población en edad preescolar (ENSANUT. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2012).

En la infancia, el niño debe hacer deporte y comer sano, para evitar la obesidad y lograr un desarrollo equilibrado.

Beneficios de que tu hijo practique deporte:

  1. Mejora la salud física (previene la obesidad, beneficia el crecimiento de los huesos y los músculos, mejora la agilidad, fortalece los reflejos, aumenta la agilidad y refuerza la resistencia).
  2. Puede ayudar a que los niños y adolescentes no comiencen a fumar.
  3. Mejora la salud mental (reduce la ansiedad y la tristeza, ayuda a superar la timidez, a controlar los impulsos, aumenta la autoestima).
  4. Estimula la sociabilidad (prepara a aceptar las reglas, a valorar la colaboración e integración).
  5. Impulsa el rendimiento académico.
  6. Refuerza la conciencia del cuerpo y de su cuidado.

Según la edad se recomiendan diferentes deportes:

  1. Antes de los 8 años deben incluir ejercicios de psicomotricidad gruesa y fina; coordinación, equilibrio y ritmo, como caminar, correr, saltar, escalar, bailar.
  2. De los 8 a los 12 años deben incluir ejercicios de fuerza, flexibilidad y resistencia. Esta edad es ideal para para aprender la técnica de los distintos deportes.
  3. En la edad de la secundaria se recomienda mejorar la técnica de cada deporte y competir.

Consejos:

  1. Si tu hijo está en un deporte competitivo, promueve que respete a los contrarios.
  2. Los padres debemos participar con entusiasmo en las actividades deportivas de nuestro hijo.
  3. Recordar a nuestro hijo que el éxito está al jugar y participar y no en ganar o perder.
  4. Cuando gane, felicítelo y reconozca su esfuerzo.
  5. Cuando pierda, anímelo y enséñelo que puede aprender de esa derrota.
  6. No lo compare con otros niños (hermanos o compañeros).
  7. Realice un examen médico previo a comenzar un deporte.
  8. Comenzar el ejercicio de forma prudente y poco a poco incrementarlo.
  9. No se recomiendan carreras de larga distancia.
  10. Busque actividades deportivas que le gusten a su hijo.
  11. Planee actividades familiares que tengan actividad física como caminatas, baile, bicicleta, etc.

Si deseas conocer más sobre los deportes y tu hijo, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Cladellas, R. Clariana, M, Gotzens, C. (2015). Patrones de descanso, actividades físico-deportivas extraescolares y rendimiento académico en niños y niñas de primaria. Revista de Psicología del Deporte. Vol. 24, Núm. 1, Barcelona, España. ENSANUT. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2012. Instituto Nacional de Salud Pública



Cuando nace un hermano

Como papás, existe una preocupación cuando va a nacer un hermanito de cuándo y cómo decirle a nuestro primer hijo; si se va a poner celoso o no; nos preguntamos cómo debemos actuar para que lo quiera y no se sienta desplazado, rechazado o relegado.

Abuso de sustancias

Según la Organización Mundial de la Salud, estos son los riesgos para la salud, relacionados al consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias.

¿Mi hijo es preadolescente? ¿Qué hacer?

De los 9 a los 12 años la personalidad del niño está más definida; su pensamiento está más organizado y busca explicaciones lógicas para entender el mundo que lo rodea, demuestra menos admiración a sus padres y más sentido crítico, llegando incluso a rebelarse; es más sensible a los sentimientos de otros. Entre más preparados estén los padres a estos cambios, se podrá atravesar esta etapa (de cuarto a sexto de primaria) con mejor comunicación, comprensión y cercanía afectiva.