La vida en pareja


Autor: Psicóloga Patricia Avilez

Fecha: Junio del 2019

El deseo nos juega un engaño, como sujetos deseantes, estamos atravesados por la insatisfacción siendo de orden estructural, queremos esto, una vez que llega ahora queremos otra cosa, así nos jugamos la vida psíquica, ahora pensemos la vida en pareja donde el encuentro con el otro ofrece posibilidades, siendo lo que posibilita un encuentro con garante de desencuentro. La pareja esta expuesta al constante riesgo de disolución, es un proceso complejo, pactar con el amor, la libertad y la diferencia, transitar sin someter sin colocarse como objeto a merced del otro, y viceversa.

La pareja más lograda es aquella que deja un espacio para otras posibilidades, dando paso a las imperfecciones llevando las marcas que el otro (pareja) no completa lo ideal imaginado, viviendo en el terreno de la desilusión sin ser una constante se vive. Hay que considerar el inevitable deterioro que ofrecen los años de convivencia cotidiana, los desencuentros, confrontaciones narcisistas, lo agobiante de la rutina todo esto desemboca en el debilitamiento del lazo erótico. De escucha analítica donde la vida sexual esta nula, o existen terceras personas, las cuales tienen una función dentro de la relación, un tercero que llega a colocarse, convocado de alguna manera, lo podemos ver en la película Luna Amarga, donde los protagonistas hacen un despliegue perverso, homosexual, psicótico. Como lo menciona el autor Jose E. Milmaniene, en su libro Extrañas Parejas Psicopatología de la vida erótica lectura recomendable para ampliar en tema.

La pareja carga con el riesgo de la ruptura, también con el exceso, lo que desborda desde lo altamente destructivo hasta lo pasional, de posiciones celosas, posesivas, masoquismo, idealizaciones enajenantes. En la escucha analítica los pacientes discursan, “Hay algo que me lleva a” entrando en un goce que esta más allá del placer, pensémoslo más allá del placer, lo que desborda, lo que no alcanza a decirse llevando a los integrantes, a un desbordamiento en sus excesos, corriendo el riesgo de consumirse en estos. Con tendencia al dominio para asegurar la permanencia de la otra parte, llevando a la anulación de la diferencia, instrumentar el deseo en el otro inclusive anularlo, hacer oídos sordos a las peticiones, interviniendo el narcisismo, de cada uno de los integrantes.

Deseo y amor, o enamoramiento idealizado, jamás serán ecuaciones equilibradas, como se llega a mencionar un amor sin condiciones o un amor en balance, no sucede, por la simple y compleja diferencia, irónicamente es lo que hace posible la entrada del otro, La constitución de la pareja se encuentra entre el abrazo infantil amoroso edípico y el narcisismo en un intento de recuperación, en ese intento y abrazo infantil se juega el amor, el odio, sometimiento, ser todo para el otro, con la condición que también lo sea para uno. El amor más logrado tal vez consiste en desear sin instrumentar o hacer objeto al otro condescender a través de una mirada de amor sin congelar en un ideal a la pareja, dar paso a la caiga, bajar del pedestal la relación amorosa ideal. 

Agenda una cita con un psicólogo o psicóloga en Puebla en el centro de psicoología Integramente, o si deseas terapia de pareja 

Agenda una sesión



¿Por qué es importante desarrollar un pensamiento crítico?

Mucho de nuestro pensar, por sí solo, es arbitrario, distorsionado, parcializado, desinformado o prejuiciado. Sin embargo, nuestra calidad de vida y de lo que producimos, hacemos o construimos depende, precisamente, de la calidad de nuestro pensamiento.