La importancia de los abrazos


El tacto es tan poderoso que incluso imaginarlo puede reducir el estrés y el dolor.

Autor: Mariel Mitre

Fecha: Agosto del 2021

Muchos han echado de menos la calidez de un abrazo, la intimidad de un beso o la sensación tranquilizadora de tomar la mano de alguien. 
La comunicación afectiva se presenta de muchas formas, y no todas han sido limitadas por la pandemia, desde compartir mensajes cariñosos de texto hasta verse y escuchar las voces de los demás en plataformas digitales.

Lo que la gente ha sufrido durante la pandemia es "hambre de contacto", un término coloquial para lo que los científicos sociales llaman "privación de afecto", un estado en el que las personas quieren o necesitan más afecto del que reciben. Y aquí está la razón por la que eso es importante.

El hambre de contacto perjudica el bienestar.
Al igual que el hambre normal, el hambre de contacto sirve como una alerta de que falta algo importante, en este caso, la sensación de seguridad, intimidad y cuidado que viene con el contacto táctil. 

Tocar es esencial para el bienestar a lo largo de nuestra vida. La psicóloga Ruth Feldman ha demostrado que el tacto es fundamental para el desarrollo físico y cognitivo saludable desde la infancia. Durante la edad adulta, el contacto afectivo contribuye tanto a la salud psicológica como a la capacidad del cuerpo para controlar el estrés y reducir la inflamación y entre los ancianos, el toque afectuoso puede mejorar la calma.

Cuando las personas se sienten privadas del contacto, por lo tanto, es comprensible que su bienestar pueda verse afectado. 

Respondiendo a la falta de cariño.
No todo el mundo necesita la misma cantidad de cariño; algunas personas evitan el contacto físico, lo que significa que a menudo encuentran el contacto interpersonal estresante en lugar de placentero.

Sin embargo, para aquellos a quienes les falta el tacto, la investigación sugiere algunos sustitutos.
- Compartir el afecto con una mascota tiene beneficios para aliviar el estrés. 
- El automasaje, como el de las manos o el cuello, puede tener efectos calmantes y analgésicos. 
- Incluso abrazar una almohada reduce la experiencia de estrés del cerebro.



Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en este tema recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.


Agenda: 22.27.66.46.94


Texto traducido de: Floyd, K. (2021) The Pandemic Gave Us a Lesson on the Importance of Hugs En: The Greater Good Science Center at the University of California, Berkeley



¿Cómo me afectan las redes sociales?

Los contenidos en las redes sociales normalizan estándares de belleza que son difíciles de alcanzar, y esto puede provocar ansiedad o frustración.