La importancia de la validación


Autor: Fabián Velásquez

Fecha: Enero del 2018

Para concluir nuestra trilogía de la validación, hemos de hablar de su importancia tanto en la terapia como en la cotidianidad.

La cantidad de validación necesaria ha de variar entre los pacientes, incluso a lo largo del tiempo. Por lo general, el paciente que no es asertivo, poco expresivo y que tiende a retirarse cuando se le confronta, necesitará una relación de validación / cambio más alta que el paciente agresivo que, aunque también es vulnerable y sensible, puede mantenerse centrado cuando se siente confrontado.

Así mismo, cuando se abordan temas particularmente delicados, la validación ha de aumentarse. La validación se utiliza para ayudar a la persona a retroceder en sus acciones, pensamientos y emociones hacia una zona segura.

La validación es necesaria para enseñarle al paciente a validarse a sí mismo.

Las personas a menudo se enfrentan con dos fuentes de información incompatibles pero muy fuertes: su propia respuesta intensa a los eventos, y las respuestas discrepantes, pero a menudo igualmente intensas de los otros.

La desconfianza en uno mismo, es intensamente aversiva cuando es duradera y penetrante. Como mínimo, la gente tiene que confiar en su propia decisión sobre en quién puede creer, en sí mismo o en los demás.

La exageración de las cosas es, a menudo, un intento de obtener validación para una perspectiva original y bastante válida de los eventos, y no por la trivial razón de “llamar la atención”.

La validación no es la panacea, no se puede usar siempre, debe haber timming, saber cómo y cuándo aplicarla. A veces, la mejor estrategia es ignorar la angustia actual de un paciente y sumergirse en la resolución de problemas. La validación puede ser un breve comentario o digresión mientras se trabaja en otros asuntos, o puede ser el foco de toda una sesión.

Así como otras estrategias terapéuticas, su uso debe estar orientado a objetivos y con un propósito. No se debe “validar por validar” ya que esto sería paradójico.

Agenda: 22.27.66.46.94



Lo que debes saber de tu hijo preescolar si miente, roba o hace trampa

Cuando nuestro hijo preescolar miente, roba o hacer trampa tiene una explicación. Entenderla nos ayudará a reaccionar con una actitud adecuada ante estas conductas que son comunes aunque inapropiadas y a no permitir que la situación se complique y aparezcan conductas violentas y sentimientos de vergüenza y culpa. Este es el primero de dos artículos, que nos darán explicaciones de estas conductas a diferentes edades, el primero en edad preescolar y el segundo en edad escolar. Tendremos consejos acerca de cómo actuar ¡no te los pierdas!