Invierte en ti mismo


Autor: Psicóloga María José Godoy Tormo

Fecha: Enero del 2019

Las costumbres y acciones que realizas a diario tienen un fuerte efecto en la forma en que te percibes y sientes contigo mismo. Realizar algunos cambios, tomar ciertas decisiones y modificar ciertos hábitos, son una forma de invertir en ti mismo. Donde te encuentras hoy y cómo te visualices mañana dependen de lo que en este momento haces para ser una mejor persona.

Invertir en ti mismo está relacionado con trabajar en aspectos de tu vida que pueden mejorar. Si esperas un mejor futuro, pero no empiezas con plantearte ciertas metas para hoy, no lograrás mayor diferencia mañana ni lograrás llegar al futuro que estás soñando.

Cuando hablo de invertir en ti mismo no me refiero a ser mejor que otros o específicamente a ganar más dinero, sino está relacionado con dedicar mayor esfuerzo, dedicación y tiempo en ti, en el amor propio. Cuando diriges la mirada hacia tu interior y te focalizas tus gustos, deseos, sueños, pasión y necesidades, todas las decisiones que tomes con relación a tu vida, serán congruentes con tus metas.

Al enfocarte en el amor propio estás visualizando la mayor inversión de tu vida. El amor propio es el escudo más fuerte contra en autosabotaje y posiblemente encontrarás la clave para avanzar y encontrar lo que es mejor para ti, de todo aquello que algún día te sentirás agradecido.

Si te enfocas en los sueños de otros o inviertes en las metas que otros tienen, estarás aplazando todo el proceso para trabajar en ti y en tus sueños. Por consiguiente, el esfuerzo que le pongas a invertir en ti mismo será el factor principal para lograr seguir la línea de tus deseos, necesidades y metas.

Sigue leyendo: ¿Cómo invertir en ti mismo?

Para lograr estos cambios, te invitamos a agendar una cita con una psicóloga o psicólogo en Puebla en esta clínica

Agenda una sesión



Mindfulness: Meditación Cotidiana

Mindfulness, también conocida como consciencia plena, es una habilidad de gran valor que se ha enseñado y practicado durante miles de años en muchas de las religiones del mundo. A partir de la década de 1980, Jon Kabat-Zinn comenzó a usar habilidades de mindfulness de manera no religiosa para ayudar a los pacientes hospitalarios a hacer frente a problemas de dolor crónico.