Home office: los límites entre el trabajo y la casa


Los empleados tienen que hacer malabarismos constantemente con las demandas del trabajo y del hogar. 

Autor: Mariel Mitre

Fecha: Julio del 2021

COVID-19 ha cambiado los paradigmas de la realidad para todos; trabajar desde casa se ha convertido en la nueva “normalidad” por la que los límites del trabajo y la casa se han vuelto borrosos. 
Además de manejar toda la ansiedad provocada por la pandemia, se tiene la esperanza de lograr un equilibrio óptimo entre el trabajo y la familia.
Por eso es fundamental que los gerentes se mantengan en sintonía con las necesidades y circunstancias específicas de los empleados y ofrezcan su mejor ayuda “personalizada” para abordar los problemas del trabajo y la familia. 

Aquí 5 consejos para gerentes y profesionales de recursos humanos en este momento tan complicado:

1. Sea física y emocionalmente visible.
Es fundamental que ofrezca apoyo emocional individualizado y frecuente observación para asegurarse de que los miembros de su equipo estén lidiando bien con esta situación sin precedentes. 
Expresar interés y preocupación por los empleados para hacer frente a los problemas de la familia y el trabajo puede ser especialmente importante.

2. Ponerse en los zapatos del empleado.
Demostrar empatía y toma de perspectiva son dos habilidades gerenciales identificadas por la investigación como clave para fomentar la productividad y el desempeño laboral de los empleados.

3. Fomentar una relación íntima-profesional.
Los empleados negocian acuerdos laborales individualizados con sus gerentes para abordar sus necesidades, metas y preferencias únicas. 
Se necesita cautela para garantizar la equidad en su implementación; dos factores interrelacionados: en primer lugar, el desarrollo y el fomento de una relación de apoyo mutuo y basada en la confianza entre un empleado y un gerente asegura que beneficios en la mejora del rendimiento laboral. En segundo lugar, es imperativo garantizar que las reglas y políticas sean transparentes y se comuniquen claramente a todos. 

4. Sea un modelo a seguir en la gestión del trabajo y la familia.
Los académicos advierten que el trabajo desde casa puede crear la expectativa de estar disponible todo el tiempo; son los gerentes quienes deben establecer un modelo a seguir para dar pistas para una gestión eficaz del trabajo y la familia. 
 
5. Desarrollar una cultura de la desconexión.
Cuando se trabaja desde casa, es muy fácil perder la noción del tiempo. Sin embargo, esta situación desencadena el agotamiento y el agotamiento, lo que desalienta la motivación y la productividad laboral.
La investigación sobre la teoría de los límites sostiene que los individuos difieren en la medida en que prefieren la integración de la vida laboral y familiar frente a una segmentación completa. Los integradores son mejores para abordar el estrés laboral en casa, mientras que los segmentadores prefieren mantener sus fines de semana aislados de los problemas relacionados con el trabajo. Una lección es saber “cuál es su estilo de gestión de límites”.


La crisis de COVID-19 definitivamente tendrá un precio, tanto a corto como a largo plazo, entonces lo que todavía importa, y será más importante que nunca, es el "toque humano" de los líderes, que necesitan desarrollar un sentido de empatía, una perspectiva y una comprensión de las necesidades y preferencias laborales. 


Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en este tema recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.


Agenda: 22.27.66.46.94

 

Texto traducido de: Anand, S. y Rofcanin, Y. (2020) What happens at home stays at home! En: SAGE Perspectives Blog.


¿Mi hijo duerme bien?

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico. Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca de la higiene del sueño, para lograr desarrollar buenos hábitos de sueño desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir, es tan importante como tener una buena alimentación.