El síndrome de la adolescencia normal


“La adolescencia comprende una etapa de la circunstancia evolutiva, con un baraje biológico individualizante” (Aberastury & Nobel, 2002)

Autor: Paola Sánchez Cortés

Fecha: Junio del 2017

La adolescencia es una etapa de transición en donde se presentan cambios en cada una de las áreas de un individuo, los cuales se ven influidos por la sociedad y cultura en donde este resida.

Anna Freud señala que es muy difícil establecer un límite entre lo normal y lo patológico en la adolescencia, por lo que sería anormal que un individuo en esta etapa presentara un equilibrio estable.

Existen varios aspectos característicos de la adolescencia:

  • La búsqueda de sí mismo y de la identidad propia: La persona comienza este proceso de transición con muchos conflictos e incertidumbres y a medida que va resolviendo cada uno de ellos se va desarrollando su personalidad más madura y adulta. Es aquí donde se logra un autoconcepto, gracias a la aceptación de su propio cuerpo. La identidad adolescente comprende a su vez tres identidades: circunstancial, ocasional y transitoria (adoptada durante cierto periodo), esto es el resultado del anhelo que presenta el individuo por querer completarse.
  • La tendencia grupal: La búsqueda de uniformidad que puede llegar a brindar seguridad y mayor autoestima al adolescente; busca relacionarse con sus pares para sentirse comprendido ya que en casa las figuras parentales no parecen entenderle y por esto el adolescente busca una identidad distinta a la del grupo familiar.
  • Necesidad de intelectualizar y fantasear: Es la forma típica de pensamiento en esta etapa, el adolescente encuentra su realidad tan dura que prefiere evadirla con la fantasía, le resulta incomprensible el tener que renunciar a su rol de niño, a su cuerpo y a sus padres y esto lo obliga a refugiarse en pensamientos hipotéticos.
  • La desubicación temporal: El adolescente siente que las urgencias (que realmente no lo son) son enormes y las postergaciones parecen irracionales, los ejemplos son muy claros:
    “Tengo mucho tiempo para estudiar”- el examen es al día siguiente.
    “Necesito urgentemente un vestido para el baile”- el baile es dentro de tres meses.
  • La separación progresiva de los padres: Esta separación es una situación que para el adolescente es complicada, pero a la vez le brinda felicidad al saber que puede tener más independencia. Lo que causa conflicto en este proceso es que el adolescente ya no tiene una dependencia hacia sus padres como la tenía de niño, pero tampoco tiene una independencia como la tendrá de adulto.
  • Las contradicciones en la conducta y los cambios de humor durante esta etapa son completamente normales, el adolescente recibe y proyecta absolutamente todo, dichos procesos de introyección y proyección son muy intensos, variables y frecuentes puesto que hay una inestabilidad en su psique. La depresión, ansiedad, aburrimiento y frustración son sentimientos que acompañan al adolescente en sus intentos por hacer contacto con el mundo y no obtener los resultados que él deseaba.

Bibliografía: Aberastury, A. & Nobel, M. (2002). La adolescencia normal. Ciudad de México: Paidós.



6 Conductas para lograr la felicidad

Para lograr la felicidad se necesita que trabajes en ti mismo todos los días, realizando acciones como estas. El bienestar no llega de la noche a la mañana, sino que se cultiva de forma constante.

Consejos para lograr el bienestar emocional y la felicidad

Desde hace casi 30 años se comienza a estudiar de forma científica los aspectos que mejoran la calidad de vida y que previenen la psicopatología (Psicología Positiva, creada por Seligman). Con ello, se ha podido comprender cómo se desarrollan las emociones positivas, las fortalezas y las virtudes de las personas. Cuando se tienen emociones y pensamientos positivos, se logra una interpretación subjetiva de los hechos, que nos lleva a tener y mantener el bienestar emocional, la felicidad y la salud potencializada. Actualmente existen técnicas para lograrlas.

Cuando nace un hermano

Como papás, existe una preocupación cuando va a nacer un hermanito de cuándo y cómo decirle a nuestro primer hijo; si se va a poner celoso o no; nos preguntamos cómo debemos actuar para que lo quiera y no se sienta desplazado, rechazado o relegado.