El mensaje de las emociones


Autor: Psicóloga Agueda Hernández

Fecha: Julio del 2020

Generalmente estamos muy atentos al mundo de nuestra mente lleno de pensamientos e ideas, pocas veces nos damos cuenta de nuestro cuerpo, a menos que un dolor capte nuestra atención, pero menos veces estamos conscientes de lo que pasa en nuestro mundo emocional. Aun así, nuestras emociones dictan la mayor parte de nuestra vida estemos conscientes de ellas o no, por lo tanto, es muy importante entenderlas así como el mensaje que nos entregan. 

Cada emoción tiene energía que nos moviliza a “hacer algo” y ese algo encaja en el momento particular que estamos viviendo, además las emociones tienen una función útil, esto es, el mensaje que traen a nuestra vida y que nos puede ayudar a entender las situaciones por las que estamos pasando y poder reaccionar de mejor manera.

Para que puedas entender que te quiere decir una emoción, lo primero es que te permitas sentirla junto con los cambios y sensaciones que ocurren en tu cuerpo, además, aprende a aceptar lo que sientes como parte de quien eres, finalmente identifica y dale nombre a eso que estas sintiendo, a esa emoción en particular. Abajo describo el mensaje de cinco emociones consideradas universales.

Tristeza. Cuando nos damos cuenta que hemos perdido algo importante nos invade la tristeza, la nostalgia o la desolación. La tristeza nos ayuda a entender que estamos sintiendo dolor ante una perdida y nos pide tomar tiempo para meditar en lo que hemos perdido, así como para pedir ayuda, sanar y cerrar este ciclo de duelo.

Gozo. El gozo o alegría nos permite reconocer todas las experiencias nuevas o conocidas que traen sentimientos agradables, desde el asombro y placer sensorial, hasta la paz y el éxtasis. Nos permite sentirnos vivos y darnos cuenta de todas las posibilidades que tiene la vida, enaltece nuestras ganas de vivir y nos permite compartir con los demás nuestra alegría.

Enojo. El enojo y en mayor intensidad la rabia los sentimos cuando percibimos que algo es injusto, es la respuesta de nuestro ser a algo que nos indigna. El enojo trae consigo mucha energía que nos sirve para poner límites y decir “no” ante situaciones que denigran y dañan.

Disgusto. El disgusto es una reacción adaptativa que nos previene de ser envenenados, es una señal de que algo no nos caerá bien, ya sea una indigestión estomacal o una social. Nos pone alerta ante algo que nos envenena y nos pide rechazarlo y alejarnos.

Miedo. El miedo es una alerta innata que nos sirve para ponernos a salvo ante el peligro, el miedo nos pide cuidarnos y estar atentos a la amenaza que percibimos. No hay que añadir más ansiedad al miedo, juzgándote o etiquetándote como alguien miedoso, al contrario, es importante encontrar la amenaza y determinar si es real o imaginaria.

Espero que la descripción de las anteriores emociones te sirva para entenderte mejor, si te sientes abrumado por tus emociones y no sabes cómo manejarlas te recomiendo que pidas ayuda a un profesional, estamos para servirte.

¡Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas en Serenamente, para agendar una sesión online o presencial!

Agenda una sesión



Cómo educar a mi hijo: Acuerdos con mi pareja

Los padres, deben delimitar de común acuerdo, cuáles reglas y rutinas les gustaría tener en su familia. Generalmente uno de los dos es más permisivo y el otro más protector. Una disciplina positiva, en unos padres democráticos, formarán mejores seres humanos.