Educación sexual para los hijos


“La sexualidad es una dimensión fundamental del ser humano que está íntimamente relacionada con la afectividad, la capacidad para amar y la aptitud para relacionarse con los demás”(Velázquez, 2013)

Autor: María José Zapata Moreno Valle

Fecha: Enero del 2017

La sexualidad es un conjunto de características tanto físicas como psicológicas que en conjunto constituyen uno de los principales ejes que conforman la identidad de cada individuo.

Es importante recalcar el hecho de que la sexualidad abarca diferentes aspectos como lo son el género, la reproducción y los vínculos interpersonales. Dicho esto, es fundamental que la educación sexual se comience desde las primeras etapas del menor y se le vaya constantemente acompañando en su proceso de crecimiento, dado que es necesario que desde temprano se comience a abordar el tema enseñándoles a autoconocerse tanto física como emocional y psicológicamente.

¿Por qué es importante una oportuna y adecuada educación sexual?

El hablar con nuestros hijos sobre tópicos relacionados con la sexualidad, trae una serie de ventajas, dentro de las cuales destacan:

  1. Éxito en las futuras relaciones amorosas, esto se da gracias a los valores que se inculcan desde temprana edad,además de que junto con el ejemplo (relación entre madre-padre) los pequeños van incorporando cómo es una relación de pareja.
  2. Promover la equidad de género, esto se realiza no solo mediante el ejemplo, sino también a través de establecer obligaciones que se desempeñen por igual en el hogar (independientemente de si es niño o niña).
  3. Prevenir abuso sexual y/o violencia. El hablar de estos temas con los hijos y promover la confianza mutua son factores que protegen a los niños de caer en este tipo de riesgos.
  4. Prevención de las Infecciones de transmisión sexual y embarazos no desados.
  5. Fomentar el autocuidado y buena autoestima. Un aspecto muy importante al abordar la educación sexual, consiste en enseñarle a los hijos a quererse y valorarse tal cual son.

¿Qué tipo de respuesta debemos darle a nuestros hijos?

  1. Hay que contestarles siempre la verdad. Las mentiras o respuestas incompletas tienden a generar ideas distorcionadas.
  2. Evitar dar respuestas confusas o contracitorias.
  3. Dar explicaciones francas y adaptadas a su edad.
  4. Usar lenguaje claro y en ocasiones los ejemplos son de ayuda.

¿Cuánto se les debe de contestar?

  1. Las respuestas siempre deben de estar orientadas únicamente a lo que el niño requiere y pregunta.
  2. Antes de responder hay que asegurarse qué es lo que quieren saber y por qué.
  3. Es recomendable preguntar qué es lo que saben al respecto antes de contestar para orientarlos en caso de que se tenga una idea distorcionada al respecto.

Por otra parte, es muy importante tomar en cuenta que cuando se educa a los hijos en sexualidad, también se les deben de inculcar por consiguiente otros aspectos como:

  1. Asertividad, impulsar a los hijos a que sepan cuándo decir no y a expresar adecuadamente lo que sienten y piensan.
  2. Autoestima.
  3. Enseñar a diferenciar las situaciones que no les gustan,no quieren y lo que les incomoda.
  4. Propiciar la confianza entre padres e hijos.

Para más información al respecto, acude a Integramente con nuestros Psicólogos en Puebla, en donde brindamos pláticas sobre estos temas y te ayudamos a orientar a tus hijos.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía:González, R. N. (2011), Hablemos de sexo con nuestros hijos. Velázquez, S. (2013), Sexualidad responsable. Educación para una vida saludable: México.



El diálogo corporal

El crecimiento de un niño depende completamente de como evolucione en las diferentes etapas de su desarrollo (motor, intelectual y afectivo).

Terapia de Juego

Los niños expresan sus sentimientos y emociones de diversas maneras; sin embargo, es a través del juego en donde lo hacen de manera más espontánea. A continuación te explicaremos qué es la Terapia de Juego y cuáles son sus beneficios.

Violencia en la familia

La violencia en casa es un acto de abuso de poder intencional con el objetivo de dominar, someter, controlar y agredir física o emocionalmente.