Duelo ante el diagnóstico de alguna enfermedad crónico degenerativa


“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento” (Viktor Frankl)

Autor: Estefanía Popocatl Vieyra

Fecha: Enero del 2017

Cuando se hace el diagnóstico de una enfermedad que nos acompañará por el resto de nuestra vida, se puede generar un duelo por el sentimiento de pérdida de la salud. Existen cinco etapas del duelo, las cuales se pueden manifestar de la siguiente manera:

  1. Negación
  2. Es la reacción más común. No se cree el diagnóstico. Se buscan datos u otras opiniones para que digan que no tiene la enfermedad. No querer hacer cambios en la vida cotidiana. Algunos ejemplos son:

    1. -No creo tener esta enfermedad.
    2. -El diagnóstico está equivocado.
    3. -Ese diagnóstico no es mío.
    4. -No creo lo que me está pasando.
  3. Ira o enojo
  4. Buscar un culpable (herencia, susto o coraje, algún comportamiento previo, etc.). También en esta etapa hay resistencia o rebeldía ante las indicaciones del médico o de algún familiar, y por lo tanto también hay reacciones hostiles con éstos.

    Algunos ejemplos son:

    1. - ¿Por qué a mí?
    2. - ¿Por qué me he enfermado?
    3. - ¡Estoy harto(a) de seguir un tratamiento!
    4. - ¿Por qué debo de cambiar mi estilo de vida?
  5. Negociación
  6. Esto es cuando la persona empieza a aceptar su enfermedad, sin embargo, pone condiciones a su tratamiento, y sigue algunas indicaciones, pero no todas.

    Algunos ejemplos son:

    1. - Quiero hacer cambios en mi estilo de vida, pero no sé si pueda mantenerlos.
    2. - Cumplo con el tratamiento menos los domingos.
  7. Tristeza o depresión
  8. El pensamiento está centrado básicamente en lo que se ha perdido o se perderá (libertad, años de vida, consumo libre de comida, control, etc.). La persona tiene apatía y poca motivación para asumir un rol activo en el tratamiento.

    Algunos ejemplos son:

    1. - No quiero que sientan lástima por mí.
    2. - Nadie va a poder ayudarme.
    3. - Ya no voy a poder hacer lo que hacía antes.
  9. Aceptación
  10. La persona ya es consciente de su condición médica y buscará la forma para llevar a cabo un tratamiento adecuado. Un claro ejemplo es:

    1. -He visto que si cumplo con el tratamiento y tomo en cuenta las recomendaciones de los profesionales de salud, puedo tener una mejor calidad de vida.

Es importante saber que no todas las personas necesariamente deben de pasar por cada una de las etapas, o no en el mismo orden. Es decir, depende de cómo cada quien va viviendo su proceso de duelo.

Finalmente, se recomienda que la persona que esté pasando por esto, acuda con un profesional de salud mental (psicólogo/psiquiatra), para que pueda acompañarla y le brinde algunas herramientas necesarias para evitar recaídas durante el proceso.

Los psicólogos en Puebla del centro Integramente, podemos apoyarte en este proceso de duelo.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Kübler-Ross, E. (1975) Sobre la muerte y los moribundos. Grupo Grijalvo.



¿Mi hijo duerme bien?

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico. Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca de la higiene del sueño, para lograr desarrollar buenos hábitos de sueño desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir, es tan importante como tener una buena alimentación.

El Yoga ¿Algo para mí?

Con frecuencia me ha tocado escuchar que la gente – al estar hablando del yoga – dice: “ … es que no es para mí; no va con mi carácter”. A veces es esta una manera amable de decir que dicha práctica no les interesa, sea por desconocimiento, sea por un prejuicio o – en efecto – por una experiencia vivida en algún intento previo.