¿Cuántas palabras debe decir mi hijo de acuerdo a su edad?


Autor: Yolanda Fajardo Ponce 

Fecha: Febrero del 2019


El desarrollo en cada niño puede variar; en algunos niños puede ser más rápido y en otros más lento. Pero siempre es importante estar alerta cuando un niño no habla y buscar atención profesional para detectar algún problema de desarrollo de manera oportuna.

De 0 a 12 meses:  alrededor de los 2 meses, el bebé señala lo que quiere; a los 3 meses emiten sonidos guturales por ejemplo “gu-gu-gu- ka-ka-ka”; a los 4 meses el balbuceo tiene intención comunicativa; a los 5 meses imitan sonidos; a los 6 meses pueden decir algunas silabas principalmente “ma-ma-ma, pa-pa-pa”; a los 7-8 meses responden a su nombre y comienzan a combinar sílabas; a los 9- 10 meses imitan palabras y al año aparecen sus primeras palabras, omitiendo algunos fonemas.

De 12 meses a los 18 meses (holofrásico) se utilizan de 1 a 7 palabras, que significan frases completas, por ejemplo “opa” para indicar que quieren sopa. Se utilizan alrededor de 20 palabras; poco a poco se comienzan a combinar y el vocabulario va aumentando.

A partir de los 18 meses el lenguaje alcanza las 50 palabras y va en aumento; a los 2 años de edad emiten frases, conocen alrededor de 300 palabras y le dan diferentes entonaciones; a los 3 años de edad articulan alrededor de 1000 palabras, entre ellas verbos y sustantivos.

De los 4 a los 5 años el lenguaje del niño puede ser similar al de un adulto, aunque no está perfeccionado, les será más fácil entenderlo que expresarlo y aún puede haber dificultad al pronunciar algunos fonemas principalmente la /r/.

Si deseas conocer más sobre la adquisición del lenguaje en tu hijo, contacta a un psicólogo o psicóloga en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.

Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía:

Navarro Pablo, M. (2003). Adquisición del lenguaje. El principio de la comunicación.


¿Lo que como afecta cómo me siento?

La alimentación no sólo evita un padecimiento físico, sino que también ayuda a equilibrar las sustancias del cerebro, y  mejorar el estado de ánimo.

El acto del perdón es un acto gratuito (primera parte)

En ocasiones con el paso del tiempo, logramos ubicar que algo ha sido doloroso o ha dejado huella, aun después de darse cuenta puede ser complicado, entender que esto puede ser el origen de un problema, generando culpa, tristeza o a veces desolación.