Consejos generales para que mi hijo duerma bien


Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Agosto del 2017

El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Es necesario dormir bien para restaurar el equilibrio físico y psicológico. El sueño es primordial para el desarrollo y tranquilidad de nuestro hijo. Un buen sueño, favorece la atención, concentración, memoria, aprendizaje y fomenta un mejor comportamiento. Un mal sueño (cantidad y/o calidad) puede hacer que nuestro hijo esté más activo o irritable de lo normal, que tenga problemas de aprendizaje o que baje su rendimiento académico.

Es por ello que se publicarán una serie de cápsulas informativas acerca del sueño en la infancia y adolescencia, para lograr desarrollar buenos hábitos de éste desde las primeras etapas de la vida. Un buen dormir es tan importante como tener una buena alimentación.

Consejos generales:

  1. De recién nacido a 6 meses
  2. Fijar una rutina antes de dormir como bañarlo, cenar, cantarle, acostarlo.
  3. Procurar acostarlo siempre a la misma hora.
  4. Acostarlo despierto y no dormido.
  5. Crear un ambiente tranquilo con luz tenue, sin televisión.

De 6 meses a 3 años

  1. Se mantienen los mismos consejos anteriores.
  2. Se recomienda cambiarlo a su propia recámara antes de los 7 meses de edad.
  3. Cuando se despierte por la noche, mantenga a su hijo en la cuna, acarícielo, háblele y cántele en susurro.
  4. Dele un peluche o un trapito para darle seguridad cuando se despierte de noche.
  5. Respete las siestas que el niño pida. Recuerde que antes de los 2 años un bebé duerme de 16 a 18 horas al día; a los 2 años duerme en promedio 13 horas al día; a los 3 años duerme en promedio 12 horas al día.
  6. Acueste a su hijo sin abrigarlo en exceso.
  7. No tenga la televisión ni pantallas (Ipad, celulares) en su recámara.

De los 3 años a los 5 años

  1. Fijar una rutina antes de dormir como bañarlo, cenar, cantarle, acostarlo.
  2. Procurar acostarlo siempre a la misma hora.
  3. A los 3 y 4 años se espera una siesta durante el día (mañana o tarde no cercana a la hora de dormir).
  4. Acueste a su hijo sin hambre.
  5. Evite en la noche exceso de líquidos, chocolate, refrescos.
  6. Realice actividades tranquilas de una hora a dos antes de acostarlo.
  7. Evite cuentos de fantasmas, cocos, roba-chicos, etc.
  8. Cuando su hijo tenga dificultades para dormir, analice lo ocurrido en ese día, hechos y emociones. Dígale palabras que infundan calma y confianza.
  9. Recuerde que de los 3 a los 5 años duerme en promedio de 10 a 12 horas al día.
  10. No tenga la televisión ni pantallas (Ipad, celulares) en su recámara.

De los 6 a los 12 años

  1. Tener horas fijas para el baño, cena, acostarse y levantarse.
  2. Evite en la noche que cene mucho, evite chocolate, refrescos.
  3. No ver televisión ni pantallas (computadora, Ipad, celulares) acostado.
  4. Recuerde que de los 6 a los 10 años duerme en promedio 10 horas al día; de los 10 a los 12 años, 9 horas al día.
  5. Realizar actividades tranquilas de una hora a dos antes de acostarse.
  6. Cuando su hijo tenga dificultades para dormir, analice lo ocurrido en ese día, hechos y emociones. Dígale palabras que infundan calma y confianza.

Adolescentes

  1. Mismas recomendaciones que de 6 a 12 años.
  2. Recuerde que los adolescentes duermen en promedio de 8 a 10 horas (acostumbran acostarse y despertarse más tarde de lo usual).

Si deseas conocer más sobre consejos generales para dormir bien, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Child Lauren (2005). No tengo sueño y no quiero irme a la cama. Ediciones Serrer, Barcelona, España. Cladellas, R. Clariana, M, Gotzens, C. (2015). Patrones de descanso, actividades físico-deportivas extraescolares y rendimiento académico en niños y niñas de primaria. Revista de Psicología del Deporte. Vol. 24, Núm. 1, Barcelona, España.



El divorcio y los hijos

El divorcio es una situación que se da como resultante de los problemas derivados de un matrimonio insatisfactorio, el cual puede solucionar algunos problemas pero causar otros, principalmente en los hijos, si no se maneja de manera adecuada. Descubre cómo acompañar a tus hijos en éste.

Asertividad

Ser asertivo significa confiar en uno mismo y en nuestras capacidades para resolver problemas y relacionarnos con los demás de forma saludable.