¿Cómo puedo ser más asertivo?


Autor: Irina Reyes González

Fecha: Febrero del 2021

¿Qué es la asertividad
La asertividad es una forma efectiva de comunicación que tiene la intención de transmitir de forma firme, respetuosa y empática lo que queremos hacia los demás y hacia uno mismo. Esta forma de comunicar deseos, sentimientos y opiniones respetuosamente al interlocutor también es una forma de reaccionar antes conflictos o discusiones. 

El elemento básico de la asertividad consiste en atreverse a mostrar nuestros deseos de forma amable y franca; en ocasiones la ansiedad y el miedo son demasiado grandes hasta el punto de que nos dificultan o impiden expresar nuestros deseos, es por eso que es necesario plantear una estrategia para superarlos de la mejor manera posible, la práctica de la asertividad conduce a una reducción notable de la ansiedad.

 ¿Qué es NO ser asertivo?

Los estilos de comunicación están relacionados con nuestra personalidad, nuestra forma de afrontar los conflictos y la gestión de nuestras emociones. Aquí algunos de los estilos de comunicación que no son asertivos:

El estilo pasivo está relacionado con una actitud sumisa, tímida, empático con los demás pero con temor al conflicto o a la crítica por parte de otros: lo que lleva a la evitación y el no defender los propios derechos frente a los demás. (Pone los intereses de otros por encima de los suyos). Se caracteriza por dificultad para intervenir en las conversaciones y decir lo que se piensa, entrar en bloqueo en situaciones sociales o de conflicto, no saber cómo decir que “no”, dificultad para expresar lo que molesta.

El estilo agresivo, por el contrario está relacionado con una actitud egoísta en exceso, poco empática con los demás, a veces sólo tiene en cuenta sus intereses o carece de habilidades para afrontar los conflictos. Es decir, de forma opuesta al pasivo nos ponemos a nosotros mismos primero. El estilo agresivo suele estar relacionado con entender siempre las discusiones como una competición donde hay que ganar a toda costas.

El estilo “pasivo-agresivo” se caracteriza por la no exteriorización de lo que se piensa y resentimiento interior. Suelen evitar el conflicto directo y manifiestan agresividad en sus comunicaciones de forma más sutil o indirecta: suelen recurrir a sarcasmos, indirectas, o comentarios irónicos sin llegar a abordar directamente el tema. También pueden manifestar desidia o desinterés encubierto, o “boicotear” de forma encubierta, como si fuera sin intención, por ejemplo: llegar muy tarde a una reunión a la que no se quiere ir, preparar un café con leche a un compañero de trabajo al que sabe de antemano que lo toma siempre sin leche, equivocarse en algo "a propósito", etc.

¿Cómo puedo ser más asertivo? 

Comienza con algo pequeño, empieza a decir no, se simple y directo, utiliza el "yo", no te disculpes por expresar una necesidad o deseo, utiliza el lenguaje corporal y tono de voz, no tienes que justificar o explicar tu opinión, se persistente, mantén la calma y elige tus batallas.

¿Cómo me puede ayudar en mi vida diaria? 
Mayor inteligencia emocional y bienestar en general.

5 Derechos asertivos
1. Tenemos derecho a juzgar nuestro propio comportamiento, nuestros pensamientos y nuestras emociones, y a tomar la responsabilidad de su iniciación y sus consecuencias.
2. Tenemos derecho a no dar razones o excusas para justificar nuestro comportamiento.
3. Tenemos derecho a juzgar si nos incumbe la responsabilidad de encontrar soluciones a los problemas de otras personas.
4. Tenemos derecho a cambiar de parecer
5. Tenemos derecho a cometer errores y a ser responsables de ello.

Referencia: Smith, M. J. (1983). Cuando digo no, me siento culpable. Grijalbo.

Si tú o alguien que conoces le gustaría trabajar en la asertividad recuerda que podemos ayudar. Contacta a un psicólogo o psicóloga dentro de nuestro equipo de psicoterapeutas, para agendar una sesión online o presencial.

Agenda: 22.27.66.46.94