¿Cómo es mi hijo desde los 6 a los 12 años y cómo puedo apoyarlo?


Autor: Yolanda Fajardo Ponce

Fecha: Abril del 2017

El desarrollo del niño de los 6 a los 12 años, es llamado infancia tardía. Un aspecto de crucial importancia en estas edades es la participación de nuestro hijo en el colegio, por eso también se le llama etapa escolar.

A continuación describiré los puntos más importantes que se dan en el desarrollo físico, cognitivo, de personalidad y social en esta etapa y cómo podemos apoyar a nuestros hijos en cada una de ellas.

Desarrollo físico:

Las niñas tienen una mayor precisión de sus movimientos, los niños realizan actividades menos complejas y de más fuerza. En los niños se da más fuerza en el antebrazo y en las niñas más flexibilidad. Se desarrolla una mayor fuerza y capacidad cardíaca y pulmonar que les permite aumentar su resistencia y velocidad de correr, brincar, nadar etc. Sus movimientos corporales se hacen cada vez más equilibrados y armónicos. Los niños mayores tienen ventaja en juegos que requieren reaccionar rápido.

Las habilidades motoras finas se incrementan y pueden aprender a coser, tejer, realizar manualidades más precisas. La velocidad de los impulsos eléctricos entre las neuronas (las células del cerebro) aumenta de forma muy importante de los 6 a los 8 anos, los mensajes alcanzan los músculos con mayor rapidez y los controlan mejor.

Esta etapa es esencial para desarrollar aprendizajes motrices.

Cómo apoyarlo:

Desarrolle en su hijo una disciplina deportiva del deporte que más le guste y esté dentro de sus posibilidades (acceso, horarios, cercanía, etc.), para que Ud. pueda asegurarse de llevarlo y recogerlo.

Es recomendable que si su hijo ya no quiere continuar después de poco tiempo de haber iniciado una disciplina, no lo cambie en un año, entusiásmelo a seguir.

Sea constante y firme con la asistencia a sus clases deportivas.

Tenga material necesario para que su hijo realice manualidades, tijeras, pegamento, diferentes papeles, libros de iluminar, hojas en las que pueda pintar, colores, pinturas, etc.

Tenga el material necesario para que su hijo pueda armar y desarmar objetos.

Supervise las actividades de su hijo, involúcrese en ellas, platique mucho con él.

Desarrollo cognitivo:

  1. Atención y Memoria: Se da un incremento en la capacidad para mantener la atención sin distraerse. La memoria a largo plazo aumenta, se da más facilidad para fijar y reproducir material verbal con sentido. Se tienen más estrategias de almacenamiento y recuperación de la memoria.
  2. Velocidad y procesamiento: Aprendizaje más eficiente. Puede pensar muchas cosas simultáneamente. Se estimulan las capacidades para aprender, pensar y solucionar problemas.
  3. Razona lógicamente sobre las cosas y acontecimientos que observa.
  4. Se aprende que un objeto continúa siendo el mismo a pesar de los cambios de apariencia (Principio de identidad).
  5. Se aprende que una transformación puede volver a su origen si se revierte el proceso, como en las operaciones matemáticas (Principio de reversibilidad).
  6. Se aprende que cambio en una dimensión puede ser compensado por un cambio en otra (Principio de reciprocidad).

Cómo apoyarlo:

Observe siempre a su hijo y trate de responderse por qué hace lo que hace, de qué forma está aprendiendo, tanto en las preguntas que le hace, en su conversación y cuando hace la tarea.

Facilítele a su hijo el gusto por aprender, descubrir y curiosear. Dele los materiales que necesite para algún tema de su interés.

Muéstrele con el ejemplo, cómo goza Ud. de algunos aspectos de su propio trabajo.

Léale o acompáñelo a que lea diariamente, cuando menos 10 minutos diarios.

Sea su modelo, lea usted y comente algo interesante de su lectura.

Enfóquese más en el esfuerzo, que en la calificación.

Acompáñelo a alguna biblioteca o tienda de libros.

Platique mucho con él. Tome con seriedad sus preguntas.

Desarrollo de personalidad:

El juicio moral se desarrolla y se empieza a percibir lo bueno y lo malo. Empiezan a razonar sobre su propio bienestar.

Hay una mayor conciencia de sus posibilidades y limitaciones. Tienden a tener una actitud optimista. El niño desea ser considerado importante buscando su superioridad en la fuerza y la niña en tener un buen aspecto físico. El sentido crítico está en constante aumento. La socialización se da de forma instantánea. Se vuelve más independiente.

Cómo apoyarlo:

Inicie y disfrute conversar con su hijo, comparta ideas, cuenten chistes. Valore la independencia de su hijo y confíe en él, respete cuando quiera estar solo. No se ofenda cuando lo critique, es parte del proceso de independizarse. Solamente enséñelo a hacerlo con respeto. Cuando su hijo se enoje con Ud., no se lo tome personal. Apóyelo a manejar sus emociones. Dele libertad para trabajar, investigar y jugar. Estimule sus intereses. Involúcrese en sus actividades, en sus amistades, en sus emociones. Coméntele sobre su trabajo de forma sencilla y corta y hágale ver que lo disfruta y que no es una carga que realiza para que él tenga lo necesario.

Desarrollo social:

El niño es más razonable y lógico. Empieza a tener sus decisiones propias, aunque se ve influenciado por otros niños y adultos. Empieza a tener consciencia de lo absoluto. El concepto de muerte se da alrededor de los 8, 9 años. Se encuentra atravesando la etapa de destrezas que si no se da bien, siente inferioridad (Erickson). Sus relaciones interpersonales se amplían y se fortalecen sentimientos de competencia y cooperación, comprende que las personas tienen diferentes personalidades, sentimientos e intenciones. Se establecen relaciones más duraderas y selectivas. Se fortalecen reglas y roles sociales. Se aprende a negociar y defender las posesiones e intereses.

Cómo apoyarlo:

Anímelo a hacer amigos y a tener muchos. Dele a su hijo la libertad de experimentar la amistad. Interésese por ellos, por conocer sus valores, familias, gustos. Ser parte de un grupo, le da a su hijo un sentido de pertenencia y le da seguridad. Se debe estimular un buen concepto que nuestro hijo tenga de sí mismo, para que lo lleve a tener una buena estima de sí mismo, para que ante la presión de un grupo, no se sienta indefenso. Si se percata que su hijo comienza a formar parte de un grupo no conveniente, es necesario que le ponga límites.

Si deseas conocer más sobre el desarrollo de tu hijo, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente.


Agenda: 22.27.66.46.94


Bibliografía: Gesell, A; Amatruda, C. ( 1945). Diagnóstico del desarrollo normal y anormal del niño. Métodos Clínicos y Aplicaciones Prácticas. Editorial: Paidós, Buenos Aires. Fajardo, Y; Ferrer, B. (1986). Tesis: “Estudio comparativo del desarrollo psicomotor y mental en niños de 5 a 8 meses de Edad pertenecientes a diferentes niveles socioculturales”. Universidad Anáhuac, México. Feldman, R. (2007). Desarrollo Psicológico a través de la vida. Editorial PEARSON Prentice Hall. Papalia, D. (2010). Desarrollo Humano. Editorial: McGraw-Hill.



El Yoga - ¿Algo para mí?

Con frecuencia me ha tocado escuchar que la gente – al estar hablando del yoga – dice: “ … es que no es para mí; no va con mi carácter”. A veces es esta una manera amable de decir que dicha práctica no les interesa, sea por desconocimiento, sea por un prejuicio o – en efecto – por una experiencia vivida en algún intento previo.

Ideación suicida

El suicidio propone quitarse voluntariamente la vida y las personas que piensan o planean ejecutar esta acción generalmente presentan diversas señales de alerta, aquí encontrarás cuáles pueden ser los focos rojos y diversas estrategias de cómo hacerles frente.

¿Mi hijo tiene una conducta negativista desafiante?

En ocasiones los niños pueden mostrarse desobedientes y rebeldes ante los padres o figuras de autoridad; sin embargo, ¿qué sucede cuando esto ocurre de forma recurrente en donde predomina un comportamiento negativo?. A continuación te mostramos lo que es el trastorno negativista desafiante y cómo detectarlo.