Comer emocional


Autor: Psicóloga Andrea Vázquez

Fecha: Marzo del 2019

Cuando se comienza a notar que se recurre a la comida con la finalidad de calmar, tapar o evadir sentimientos incómodos de manera frecuente es el momento donde se puede pedir ayuda a un especialista para analizar qué esta sucediendo y así generar estrategias para poder hacer frente a esta situación.

El hecho de comer está relacionado con situaciones sociales, como en las fiestas o reuniones. Desde pequeños se observa la presencia de alimentos en ocasiones de festejo o alegría, por lo tanto, emociones y comida van de la mano. Momentos de ansiedad, aburrimiento o desesperación pueden ir acompañados de la ingesta descontrolada de comida, como en el cine, cuando vemos una película de terror o acción nuestro cuerpo siente miedo o agitación y no nos percatamos de la cantidad de comida que hemos ingerido, como palomitas más nachos y refresco.

Hay que estar atentos a la relación que llevamos con la comida, pues el descontrol en la forma de comer podría ser signo de algo más profundo.

En ocasiones, cuando se siente tristeza, estrés, furia o ansiedad se recurre a la comida para poder desconectar o tapar emociones incómodas que no se quiere tener. Se ingiere una gran cantidad de alimentos que pueden ser salados o dulces o una mezcla de los dos. Otras personas recurren a la comida como la única forma de placer que pueden tener. Aunque la constante es que después del atracón de comida viene la sensación de culpa por haber comido en exceso o haber roto la dieta, acompañada de sentimientos de remordimiento, rabia contra uno mismo, disgusto e incomodidad.

Lo importante es darse cuenta en qué momentos se tiene este descontrol y así generar herramientas para evitarlo.

El descontrol en la ingesta puede llegar a hacerse un hábito, y recurrir a atracones de comida cada vez que se sienten emociones negativas, esto puede ir avanzando cada vez más hasta que la persona siente que ha perdido el control de su régimen alimentario. Es el momento cuando se debe recurrir a especialistas como el nutriólogo y psicólogo para poder analizar qué esta sucediendo y generar estrategias para solucionarlo.


Si necesitas platicar con alguien y encontrar formas para sentirte mejor, agenda una cita con un psicólogo o psicóloga en Puebla o en Orizaba en cualquier sucursal del Centro de psicología Integramente.

Agenda una sesión


Bibliografía

Alimmenta, d. n. (Dirección). (2013). Alimentación y Emociones [Película]