Actividades lúdicas para estimular el lenguaje 


Autor: Thalía Heras Jiménez

Fecha: Noviembre del 2018

El lenguaje es un fenómeno típicamente humano y social, también pueden ser gestos y movimientos corporales, que estimulan el pensamiento y la memoria. El lenguaje adquiere su carácter científico por medio de la Lingüística que

Lo divide en cuatro ejes:

1. Fonológico: la articulación se refiere a los sonidos del habla que se producen para formar las palabras del lenguaje.

2. Semántico: estudia el significado de las palabras.

3. Sintáctico: enseña a coordinar, estructurar y unir las palabras para formar oraciones y expresar conceptos.

4. Pragmático: El lenguaje en relación con sus usuarios y las circunstancias de la comunicación.

El material de juego es un importante mediador en la relación terapéutica:

Juegos de ejercicios: permiten entrenar las percepciones auditivas, visuales, la memoria, la expresión motriz, el lenguaje oral y el lenguaje escrito.

Juegos para ejercicios articulatorios: estimular el aparato fonoarticulador. el niño necesita expresar, damos la posibilidad de expresar y la manera de cómo recibimos su modo de expresión.

Juegos simbólicos:  permiten la expresión de los fantasmas que tan a menudo obstaculizan el acceso al lenguaje.

Materiales para estimular el lenguaje por medio del juego:

• Muñecos de tela, trapo, rizo y goma.

• Muñecos sonoros.

• Cajas de música.

• Juegos de parejas.

• Teléfonos.

• Espejo de pared.

• Animales de diferentes materiales (goma, peluche, tele, rizo)

• Libros de imágenes. Libros móviles. Láminas.

• Cuentos tridimensionales, de tacto, de aromas, de agua,

Tradicionales, etc.

• Fotografías, revistas, pósters, etc.

• Juegos de imágenes.

• Rompecabezas

• Casitas.

• Juegos de arena y agua.

• Material sensorial (jabón, plastilina, arena, lija, algodón, temperas,

Figuras de colores, imágenes, esencias, etc.)

• Globos, pelotas, aros, cuerdas, pañuelos, materiales de raso, etc.

Existen diferentes tipos de juegos para poder estimular el lenguaje:

  1.  Auditivos (trabajo en base a los sonidos)

  2. Visuales (seguir objetos con la vista)

  3. Táctiles (sentir las texturas de objetos)

  4. Estimulación gustativa y auditiva ( probar y oler alimentos)

  5. Estimulación labial ( trabajo con movimiento de los labios)

  6. Estimulación lingüal (repetir lo que el terapeuta diga)

  7. Vocalización (expresar sonidos de diferentes formas, trabajando con la articulación).


¡Agenda una cita para terapia de lenguaje con nuestra psicóloga en Puebla!

Agenda una sesión


Bibliografía 

Gorski, D.P. “Pensamiento y lenguaje”. Tercera edición, México: Editorial Grijalva. México, . pp 314


Distraer la mente

Algunas veces hacemos cosas sin pensar las consecuencias. Es muy útil distraer a la mente para que las emociones se calmen y poder actuar con calma.

¿Mi hijo es preadolescente? ¿Qué hacer?

De los 9 a los 12 años la personalidad del niño está más definida; su pensamiento está más organizado y busca explicaciones lógicas para entender el mundo que lo rodea, demuestra menos admiración a sus padres y más sentido crítico, llegando incluso a rebelarse; es más sensible a los sentimientos de otros. Entre más preparados estén los padres a estos cambios, se podrá atravesar esta etapa (de cuarto a sexto de primaria) con mejor comunicación, comprensión y cercanía afectiva.